El astronauta Eugene Cernan, comandante del Apolo 17 y el último hombre en caminar sobre la Luna, murió este lunes a sus 82 años, informó la NASA en un comunicado.

Eugene Cernan.

Eugene Cernan.

Cernan hizo casi todo lo que se puede hacer en el espacio. Comenzó su carrera, como muchos otros de los hombres que visitaron nuestro satélite, como piloto naval y de caza. Esa experiencia le sirvió para entrar en el programa espacial estadounidense.

Su primer viaje al espacio fue a bordo de la cápsula Gemini 9. En esa misión, realizó uno de los primeros paseos espaciales del programa espacial de EE.UU., una experiencia que resultó complicada pero que Cernan, después de dos horas fuera de la nave, salvó gracias a su pericia. Después, fue protagonista de dos hitos en el programa Apolo. Junto a Jim Lovell y John Young era una de las tres personas que viajó dos veces a la Luna.

El equipo del Apolo 17 tomó una de las fotografías más emblemáticas de la historia del programa espacial, la vista completa de la Tierra llamada «La Canica Azul».

El equipo del Apolo 17 tomó una de las fotografías más emblemáticas de la historia del programa espacial, la vista completa de la Tierra llamada «La Canica Azul».

La primera ocasión, con el Apolo 10, supuso la preparación de la conquista definitiva de aquel nuevo mundo. En mayo de 1969, Cernan puso a prueba todos los sistemas con los que el Apolo 11 realizaría el asalto definitivo. Junto a Tom Stafford, probaron el módulo de aterrizaje sobrevolando a ocho millas náuticas de la superficie lunar. Como en su paseo espacial, su misión no iba a acabar sin un sobresalto. Con el sistema de guiado del módulo apuntando en la dirección incorrecta, los astronautas se vieron girando sin control durante varios segundos. Al final, una vez más, el talento y el entrenamiento de los pilotos evitaron el desastre.

Su último hito en la carrera espacial fue como comandante de la misión Apolo 17, en diciembre de 1972, la última visita humana a la Luna. Aquel viaje batió muchos récords. Cernan, junto a su compañero Harrison H. Schmitt, permaneció en el satélite durante más de tres días. Pasaron casi un día completo fuera del módulo lunar y trajeron de vuelta a la Tierra más de 100 kilos de material.

Cernan caminando en la luna cerca del módulo, Apolo 17, diciembre de 1972.

Cernan caminando en la luna cerca del módulo, Apolo 17, diciembre de 1972.

Charles Bolden, director de la NASA, recordaba hoy cómo en su última conversación con Cernan, el astronauta le habló de su deseo para inspirar a los jóvenes de su nación para estudiar carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, y para que se atrevan a soñar y explorar. «Él era único y todos nosotros en la familia de la NASA le echaremos mucho de menos», ha concluido.

Cuando abandonó la Luna, Cernan realizó un discurso de esperanza, hablando también de un posible regreso que quizá ninguno de los que viajaron allí vean: «Soy Gene, estoy en la superficie, y como doy el último paso del hombre en esta superficie, de vuelta a casa por algún tiempo —aunque no hasta un futuro muy lejano—, simplemente me gustaría decir algo para la historia. Este desafío estadounidense de hoy ha forjado el destino del hombre del mañana. Y, al salir de la Luna en Taurus-Littrow [valle lunar en el que trabajaron], nos vamos como vinimos y, si Dios quiere, como volveremos, con paz y esperanza para toda la humanidad. Que Dios acompañe a la tripulación del Apolo 17».

Publicado el 17 de enero de 2017 1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
ene 19, 2017
8:02
#1 juca:

La Luna jajajaja, vaya sarta de mentiras. Todo lo que venga de la NASA, la gran embustera, no es creible. Hay estudios que demuestan este alunizaje fue realizado en Canada, en unos de sus desiertos y que todo es mentira. Los astronautas, segun dicen, todos masones, deben prometer ante amenaza de muerte divulgar la verdad y totalmente peohibido hablar de la forma de la Tierra que siempre aparece con el mismo dibujo. Hay que darse cuenta que no controlan ni la proyeccion conica ni ortogonal, sino solo hacen un dibujo que les parece bonito y creible y la gente abre la boca y cree que es verdad porque lo dice la tele, otra gran embustera que amenaza a us periodistas para que digan solo lo que los directivos quieran.
Estamos arreglados con esta gentuza.
juca

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario