Sólo siete años después de la primera explosión atómica en Nuevo México, el físico teórico Robert Oppenheimer, una de las personas a menudo nombradas como «padre de la bomba atómica», estaba dando una conferencia en la Universidad de Rochester. En dicha ocasión, un estudiante le formuló la siguiente pregunta: «La bomba que se hizo estallar en Alamogordo, durante el proyecto Manhattan, ¿fue la primera en hacerse explotar?». Oppenheimer respondió: «Bueno, sí. En tiempos modernos, sí, claro…».

En el siguiente artículo, escrito por Pedro María Fernández, se expone uno de los casos del pasado más famosos que podrían haber justificado la enigmática respuesta del físico.

intro-daro

En el actual estado de Pakistán y próxima a las orillas del río Indo, podemos encontrar una de las ciudades antiguas más enigmáticas para la comunidad arqueológica de la denominada como «Cultura del Valle del Indo». Me estoy refiriendo a Mohenjo-Daro, que significa ‘el montículo de los muertos’. Junto a Harappa, situada a poco más de seiscientos kilómetros de distancia más al noreste, constituyen las dos ciudades más emblemáticas y conocidas de esta antigua cultura, entre las no menos de cuatrocientas urbes de diferentes tamaños que poblaron el área oficialmente desde el año 2350 al 1750 a.C.

Descubierta por el arqueólogo inglés John Hubert Marshall en el año 1920 y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980, si hay algo que sorprende inicialmente de Mohenjo-Daro es la total ausencia de edificios que en un principio puedan identificarse como templos o palacios, ni ningún tipo de simbología que pueda asociarse a estas instituciones.

Mohenjo-Daro.

Mohenjo-Daro.

Todos los edificios siguen un patrón uniforme, destacando su construcción en una o dos plantas en ladrillos de adobe con ausencia de adornos y ventanas. Y todo ello, dentro una planificación urbanística muy por encima a la de cualquier otra antigua civilización e incluso de las más recientes, con amplias avenidas y calles rectas (muchas de ellas perfectamente pavimentadas), con edificaciones rectangulares dotadas todas ellas de una red de drenajes, canales, tuberías y alcantarillado, que incluía arquetas de inspección de éste último.

Basta decir que ninguna ciudad del Antiguo Oriente tuvo instalaciones higiénicas de ninguna clase comparables a las que podemos localizar en Mohenjo-Daro o cualquiera del resto de poblaciones del antiguo Valle del Indo.

Fotografía del libro 'Mohenjo Daro and the Indus Civilization' (del arqueólogo británico sir John Marshall; 1931) que muestra un sello de esteatita del 1500 a.C. Se puede ver la imagen de una persona sentada sobre una mesa baja. Marshall creyó que podría ser el dios indio Shiva.

Fotografía del libro ‘Mohenjo Daro and the Indus Civilization’ (del arqueólogo británico sir John Marshall; 1931) que muestra un sello de esteatita del 1500 a.C. Se puede ver la imagen de una persona sentada sobre una mesa baja. Marshall creyó que podría ser el dios indio Shiva.

La ciudad totalmente amurallada, también con ladrillos de adobe, se localizaba en poco más de un kilómetro cuadrado de extensión, logrando alcanzar en sus momentos de mayor apogeo casi los 50.000 habitantes, aunque existen algunos investigadores que incrementan esta cifra por encima de los 200.000. Se dividía en dos zonas bien diferenciadas: la primera de ellas, conocida como «la ciudadela», se situaba sobre un montículo artificial, y albergaba el área político-administrativa, e incluso tal vez también el área religiosa, aunque no se hayan encontrado por el momento los vestigios necesarios para poder asegurarlo. La segunda zona, la «ciudad baja», concentraba las áreas residenciales, los talleres artesanales, los almacenes y graneros.

Involución tecnológica

Tanto J.H. Marshall como sus sucesores en las excavaciones desarrolladas durante todo el pasado siglo XX fueron de sorpresa en sorpresa. Según profundizaban en los distintos niveles o estratos de construcción de la ciudad más elementos de desarrollo tanto artístico y técnico eran encontrados, a diferencia que en las capas superiores, dando la sensación de una involución técnica y cultural, o al menos, de un estancamiento en el progreso de sus moradores.

Al igual que la cultura sumeria, la del Valle del Indo también parece que surgió de repente, sin haber dejado huellas de una evolución anterior a la aparición de Harappa y Mohenjo-Daro. Pero si la aparición de tan sorprendente civilización sigue siendo un auténtico misterio, no lo es menos el de su desaparición, atribuida inicialmente a la presencia de pueblos invasores de origen indoeuropeo.

Construcción conocida con el nombre de «la piscina» o «el gran baño».

Construcción conocida con el nombre de «la piscina» o «el gran baño».

En nada han podido ayudar a los especialistas que tratan de desentrañar los misterios de los antiguos pobladores del valle del Indo los numerosos textos encontrados entre sus ruinas. A día de hoy, el tipo de escritura permanece sin ser descifrada, y es muy poco lo que se ha avanzado en su comprensión. Aparentemente es de tipo ideográfica y silábica, pero no se corresponde con ninguna otra de las mismas características exceptuando una sola, la que aparece en las tabillas rongo-rongo de la Isla de Pascua, distanciada tanto por miles de kilómetros geográficamente como por miles de años históricamente. Esta curiosa e increíble similitud ha sido achacada por los paleógrafos a una simple casualidad…

Guerra entre dioses

Hay que recurrir a antiquísimos textos védicos, un conjunto de escritos tradicionales en lenguaje sánscrito y supuestamente legados en algunos casos por los dioses, para poder encontrar referencias que traten de aclarar los numerosos interrogantes que se ciernen sobre Mohenjo-Daro y el resto de poblaciones del Valle del Indo. En uno de estos textos, el Mahabharata, un extensísimo poema épico de casi 215.000 versos divididos en diez cantos (ocho veces más extenso que La Odisea y La Ilíada juntas), aparece la ciudad de Mohenjo-Daro envuelta en sangrientos sucesos bélicos, donde tanto hombres como dioses se vieron involucrados, y que relega a épocas aún más remotas los orígenes de la ciudad, pues los sucesos descritos en el Mahabharata se sitúan hacia el año 3103 a.C. y desembocan en el Kali Iuga o ‘Edad Sombría’, una especie del fin del mundo antiguo conocido, una auténtica Apocalipsis que cambió la historia de la antigua India.

En el Mahabharata o 'guerra de los bharatas' se describen las luchas de dos familias o clanes reales, los Pandavas y los Koravas, ambas antepasados comunes del mítico Rey Bharata.

En el Mahabharata o ‘guerra de los bharatas’ se describen las luchas de dos familias o clanes reales, los Pandavas y los Koravas, ambas antepasados comunes del mítico Rey Bharata.

Recién finalizada la I Guerra Mundial, muchos antiguos manuscritos se pusieron de moda, destacando entre ellos el Mahabharata, pues algunas de las traducciones parecían reflejar una enorme semejanza a los desgraciados momentos vividos en la contienda mundial, donde armas enormemente poderosas eran capaces de aniquilar a los hombres hasta un punto jamás visto hasta el momento. Pero el súmmum llegó al concluir la II Guerra Mundial, con la utilización de la bomba atómica, la más poderosa de las armas jamás creada por la mano del hombre… pero, ¿podemos estar seguros de que fue utilizada por primera vez en esta contienda?

Léan este texto del Mahabharata:

«……Un solo proyectil, cargado con toda la potencia del universo. Una columna incandescente de humo y llamas, tan brillante como diez mil soles, se alzó en todo su esplendor. Era un arma desconocida, un rayo de hierro, un gigantesco mensajero de la muerte que redujo a cenizas las razas de los Vrishnis y Andakas, los enemigos contra quienes se utilizó. Los cadáveres estaban tan quemados que resultaban irreconocibles. Sus cabellos y uñas desaparecieron; jarros y objetos de greda quedaron destrozados, sin motivo aparente, y los pájaros se volvieron blancos. Al cabo de pocas horas, todos los comestibles estaban infectados. Los soldados se lanzaron a los arroyos y trataron de lavar sus cuerpos y todo su equipo…».

Este polémico texto describe a la perfección el uso de armamento nuclear 5.000 años antes de que los estadounidenses los utilizasen sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. Del mismo modo, existen gran cantidad de textos que relatan con todo tipo de detalles la existencia de naves voladoras (vimanas) y de cohetes o misiles capaces de alcanzar largas distancias.

Podríamos argumentar, no obstante, la posibilidad de que dicho texto no fuera original, o que su traducción no haya sido la más correcta, pero es que —incluso así— existen otras muchas clases de detalles que señalan a un abrupto final de los antiguos habitantes de Mohenjo-Daro.

El montículo de los muertos

Se da una gran contradicción a la hora de evaluar los motivos y causas que pudieron propiciar la repentina desaparición de los mapas de Mohenjo-Daro, pues si bien por un lado se ha especulado con la posible matanza de sus pobladores a manos de hordas invasoras tras una cruenta lucha, solo se han encontrado por parte de los arqueólogos durante sus trabajos de campo poco más de treinta esqueletos diseminados por las calles. ¿Dónde estaban pues el resto de los habitantes? ¿De dónde viene entonces el nombre de «el montículo de los muertos»? ¿Habían desaparecido o sido evacuados antes de la batalla? También existe una hipótesis muy aceptada por la comunidad arqueológica por la que la ciudad pudo haber sido abandonada por un cambio repentino en el curso del Río Indo sobre el año 1700 a.C., pero no explica algunos detalles muy incómodos para los que hasta el momento no se han encontrado respuestas determinantes.

Algunos de los restos humanos en Mohenjo-Daro. Científicos soviéticos encontraron al menos un esqueleto con un nivel de radiactividad 50 veces mayor al normal.

Algunos de los restos humanos en Mohenjo-Daro. Científicos soviéticos encontraron al menos un esqueleto con un nivel de radiactividad 50 veces mayor al normal.

A pesar de ser muy pocos los esqueletos encontrados, todo parece indicar que la muerte les vino muy deprisa, en plena huida. Hasta tres miembros de la misma familia, entre los que se incluye un menor, aparecieron boca abajo cogidos de la mano, otros parecen haber sido también sorprendidos en plena calle no logrando haber encontrado refugio y observándose como parte de sus huesos se hubiesen consumido o volatilizado muy rápidamente, yaciendo desde entonces de forma aislada o en pequeños grupos. Y por si fuera poco, al igual que en Harappa, todos estos restos humanos encontrados en las calles de Mohenjo-Daro presentan una circunstancia excepcionalmente extraña: un alto nivel de radiactividad.

Existe una especie de foco ó «epicentro» de unos pocos más de 45 metros de diámetro en el centro de la ciudad, donde el terreno se encuentra cristalizado, encontrándose los bloques de piedra más próximos derretidos o fundidos. En las edificaciones próximas se puede observar como los ladrillos de las paredes expuestos al exterior y en dirección al supuesto «epicentro» se encuentran del mismo modo también fundidos o derretidos, una circunstancia que solo se podría haber logrado exponiéndolos a temperaturas superiores a los 1.500º centígrados. Con los mismos síntomas de destrucción se han encontrado toda clase de objetos de alfarería, cerámica, joyería, etc., y las señales de explosiones e incendios se encuentran por doquier. ¿Qué clase de armas pueden provocar tales efectos tanto en las personas como en los edificios circundantes? ¿Acaso una explosión nuclear?

Los antiguos textos hindúes están llenos de referencias a naves voladoras y poderosas armas destructivas utilizadas por los dioses en batalla.

Los antiguos textos hindúes están llenos de referencias a naves voladoras y poderosas armas destructivas utilizadas por los dioses en batalla.

Dado lo increíble de semejante hipótesis, lamentablemente no existe por el momento ningún estudio medianamente serio, achacándose inicialmente la presencia de radiactividad a las propias características geológicas del terreno donde se encuentran emplazadas las ruinas de Mohenjo-Daro. De igual manera, la presencia de objetos o superficies vitrificadas y materiales derretidos o fundidos se ha asociado a fuerzas de la naturaleza ya observados en otras latitudes como Escocia, Australia o Egipto, producto todos ellos de rayos y arcos eléctricos de gran intensidad. Nadie, repito, ha intentado hacer los trabajos necesarios para clarificar la verdadera naturaleza de las cicatrices que, tanto en los seres humanos como en las edificaciones, quedaron plasmados durante largos siglos, desde una perspectiva que incluyese la posible utilización de energía nuclear. El solo planteamiento de ésta última hipótesis supondría de inmediato el total desprestigio para cualquier investigador, universidad u organización, pues implicaría el conocimiento de los secretos del átomo por los hombres que habitaron el Valle del Indo hace más de 5.000 años.

Antiguas «huellas» de armas atómicas

No son solo Harappa o Mohenjo-Daro quienes apuntan en la dirección de tan extravagante hipótesis como plausible, ni tan siquiera los míticos relatos descritos en el Mahabharata u otros textos védicos. Son varios los puntos geográficos donde han sido detectadas las «huellas» de posibles deflagraciones nucleares en la India. Al menos existen tres puntos en el área comprendida entre las montañas de Rajmahal y el Río Ganges que presentan grandes capas de cenizas y una presencia de radiación superior a la media habitual.

Lo mismo ocurre en el estado de Rajasthan, donde un área de cinco kilómetros cuadrados aparece cubierta de cenizas radioactivas a poco menos de 15 kilómetros al Oeste de la ciudad de Jodhpur, y que según siempre los lugareños, es la causante del gran número de casos de cáncer y malformaciones congénitas detectados en sus inmediaciones.

Cráter de Lago Lonar.

Cráter de Lago Lonar.

Incluso se ha asociado en numerosas ocasiones al cráter del Lago Lonar, en las proximidades de la ciudad de Mehkar, como los restos de una gigantesca explosión nuclear. El cráter se encuentra sobre una meseta de roca basáltica, lo cual le hace ser prácticamente único en el mundo, pudiéndose apreciar áreas de roca completamente vitrificada. Alcanza poco más de los dos kilómetros de diámetro y los ciento cincuenta metros de profundidad, habiendo sido siempre considerado como de origen volcánico por parte de los geólogos, aunque se abandonó tal idea para ser sustituida por la de un meteorito, aunque jamás se ha encontrado ningún rastro de material meteórico…

Publicado el 25 de septiembre de 2016 9 comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 9 comentarios
Comentarios
sep 25, 2016
18:41
#1 JOSE RAFAEL CHACON ROMERO:

INTERESANTES ESTOS FRAGMENTOS DEL PASADO. EL PROBLEMA ES QUE NO SE PUEDE SABER SI SON BUENOS O MALOS, HASTA QUE SE ENCUENTRE UNA BASE SEGURA QUE CONFIRME QUE NO HUBO UNA MANO QUE APLICO UN DAÑO DE PROPORCIONES CATASTROFICAS… RACHA

Reply to this commentResponder

sep 25, 2016
22:38
#2 Angeles A, de Pallarés.:

realmente interesante este artículo..¿cuanto mas nos falta aún por conocer de nuestro remoto pasado?…quizá algún dia, lo sepamos.
Gracias…Angéles

Reply to this commentResponder

sep 26, 2016
1:51
#3 HORACIO..:

Este articulo si se puede considerar de notable.! yo no descartaria tan livianamente como casualidad los parecidos de escritura en las tablillas rongo-rongo de la Isla de Pascua…tambien muy acertada la definicion de que hay una involucion tecnologica …cuantos grandes enigmas y construcciones titanicas de la antiguedad hoy los seudo nabos no le encuentran una explicacion…y los vimanas bien podria ser real y factible….pues seguro alguien volaba ., esos dibujos de nazca no eran para los que caminaban por el piso…eso esta mas que claro..es triste ver a los seudo de hoy todavia debatiendo si las piramides fueron hechas con rampas por afuera o por dentro..si era piedra natural o una especie de alquimia tipo cemento…no tengo dudas que este siglo sera recordado en la humanidad como el mas boludo de todos ., cuando todos vivian y se preocupaban por una funcion extra de un celular …ja ja es increible la idiotes humana hasta donde puede llegar , y los canales de t.v de cada pais hacen eco igual a una explicación alegórica de la teoria de las cavernas de platon.saludos…pd: hoy en dia sin blindex no pueden casi construir edificios….que pensarian de nosotros los que los que construyeron la ciudad de Petra.?????

Reply to this commentResponder

sep 26, 2016
9:24
#4 Vicente Reylova:

India un país extenso, lleno de Mitos, Leyendas, creencias….con muchas Religiones, mucho mas antiguas que el Catolicismo, que el Judaísmo… que el Islam…que el Budismo…
El mahabarata es la Epopeya mas antigua del Mundo,mas largo que la Biblia.
La India esta llena de Curanderos, a los cuales se les atribuye, curaciones Milagrosas, los Chamanes mas conocidos son Putaparti, el Indio Herculano…para llegar a ellos hay que hacer varias cuadras…
Cuando le preguntaron a Robert Oppenheimer, el Físico creador de la Bomba Atomica, si era la primera vez que se utilizaba un una arma Atómica el dijo…bueno en tiempos modernos Si…
Hay indicios creíbles de hace 12.000. años atrás, en India se utilizo un Arma Atómica….mas destructiva que la bomba atómica que se tiro en Hiroshima y Nagasaki…
La historia dice que en Mohenjo Daro…se utilizo un arma atómica, con el poder de 10.000. soles, el calor hizo que el agua hirviera, los pájaros se volvieron blancos, el agua se contamino….
Un proyectil cargado con toda la fuerza del Universo, un Mensajero de la Muerte…..
No olvidemos que en la Biblia se habla que Dios destruyó Sodoma y Gomorra con Fuego…o una bomba ATÓMICA…sALUDOS…

Reply to this commentResponder

sep 26, 2016
14:36
#5 manuel dragon:

Por favor, pónganse de acuerdo y no desconcierten. Si la cultura del Valle del Indo, con su señor de Aratta, como el más prominente, apareció en el 3.190a.J.C. como Vds. dicen y yo acepto, cómo es posible que esta cultura desapareciera súbitamente, cuando los mismos arqueólogos hablan de varios periodos; uno en Mohenjo-Daro y otro en Harappa. Y qué tienen que ver los 12.000 años, de los libros védicos con esta cultura tan posterior.

Reply to this commentResponder

sep 27, 2016
23:26
#6 Armén Arpayián:

Las preguntas que uno se podría hacer, deben ser las preguntas correctas. Una de esas preguntas tiene que ver con saber más sobre la cultura de Mohenjo-Daro. Pregunta: Si los restos humanos y el tipo de construcción sólo indica materiales a la usansa que durante milenios ha tenido la India, es decir nada que indique que la cerámica es superior a la cerámica actual por ejemplo ya que lo único que se precia de ser bastante tecnológico son las calles con alcantarillado…con aguas blancas y aguas negras por separado…pero aún así no estamos hablando de una cultura más avanzada que la actual…entonces ¿Por qué razón a alguien se le ocurrió lanzar una bomba atómica a un pueblo que sólo tenia espadas y flechas como armas de ataque y defensa? Esta pregunta sería interesante de contestar…es decir valdría la pena saber más sobre la cultura de las victimas que alguna vez fueron los ciudadanos de Mohenjo-Daro. ¡Un verdadero espíritu de investigación hay que desplegar aquí! ¡Vale la pena!

Reply to this commentResponder

sep 28, 2016
14:08
#7 HORACIO..:

@Armén Arpayián: vos crees que solo tenian espadas y flechas.??????

Reply to this commentResponder

oct 2, 2016
12:13
#8 Armén Arpayián:

@HORACIO..: Mi preocupación es llegar al fondo de estos hallazgos pero sin parcializar el estudio que nos llevaría eventualmente a saber la verdad sobre Mohejo-Daro. En lo personal me gustaría creer que ahí vivió una supercivilización, pero no se trata de autocomplecer mi deseo simplemente yéndome por el camino del circuito más corto, se trata de hacer las cosas con rigor científico. Espero que esto se logre pronto.

Reply to this commentResponder

nov 8, 2016
4:07
#9 Mario Liebsch Tapia:

El problema es que la Humanidad esta en gran medida ignorante de estos descubrimientos y antecedentes de unas historias legendarias. Todo esto, como po ejemplo, la destruccion nuclear de la ciudad de Mohenjo-Daro, antigua ciudad en la India, calculada su existencia en miles de años antes de Jesucrfisto, son evidencias que debieran ser investigadas por la actual ciencia y disponerla en el conocimiento humano, aun sea con una aparente nulidad de todo un conocimiento de la Historia, de la Humanidad, creencias anscentrales que, muchas veces por ese desconocimiento, se han creado mitos y leyendas, pero cuyas evidencias existen en monumentos, ciudades destruidas y contaminados sus terrenos y aun mas, con sitonmas de algunlos descendientes contaminados con radiaciiones nucleares….! Es una minima justicia humana pedir sean acklaradas y publicadas las conclusiones que la Ciencia concluya, aun sea, tirando al gtacho de la basura, toda una hisoria actual…..!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario