Científicos de la Facultad de Biología de la Universidad Estatal de Moscú Lomonósov descubrieron que existen microbios que podrían sobrevivir en un estado de crioconservación hasta unos 20 millones de años bajo la hostil atmósfera marciana.

La temperatura promedio en Marte es de -63°C, pero en áreas polares y por la noche puede ser tan baja como -145°C. La presión atmosférica es mucho más baja que la de la Tierra, entre 100 y 1000 veces, y el planeta experimenta una fuerte radiación ultravioleta e ionizante.

Los biólogos reprodujeron en un laboratorio las condiciones atmosféricas del planeta rojo, y demostraron que existen microorganismos, los llamados «extremófilos», que son capaces de vivir o de adaptarse a ambientes muy salados, de temperaturas extremadamente bajas y expuestos a rayos gamma.

«Estudiamos la influencia conjunta de varios factores físicos sobre las colonias de microbios de antiguas capas congeladas del Ártico, (…) capas que no se derritieron durante unos dos millones de años», dijo a Sputnik uno de los autores del experimento, Vladímir Cheptsov.

En el experimento se utilizaron colonias de microbios reales del Ártico, que mostraron una resistencia especial a las condiciones recreadas de Marte. Los resultados demostraron que el número de microbios en las colonias se mantuvo sin cambios y sus procesos biológicos prosiguieron con normalidad.

Imagen tomada por la sonda espacial Viking I en junio de 1976. En ella se muestra la delgada y polvorienta atmósfera de Marte. Crédito: NASA/Viking I.

Imagen tomada por la sonda espacial Viking I en junio de 1976. En ella se muestra la delgada y polvorienta atmósfera de Marte. Crédito: NASA/Viking I.

«Los datos alcanzados podrán ser utilizados para valorar la posibilidad de encontrar microorganismos con vida en otros planetas del sistema solar y dentro de cuerpos más pequeños en el espacio», concluyó Cheptsov.

El trabajo se llevó a cabo en cooperación con los científicos del Instituto de Investigación Espacial de la Academia Rusa de Ciencias, el Instituto Físico-Técnico Ioffe, la Universidad Politécnica de San Petersburgo, la Universidad Federal de los Urales, el Instituto de Física Nuclear de San Petersburgo y el Centro Nacional de Investigación Kurchátov.

Publicado el 10 de noviembre de 2017 Sin comentarios
Etiquetas: ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario