El adolescente que encontró una supuesta ciudad maya desconocida cruzando datos astronómicos con imágenes de Google Earth ha hablado sobre las críticas recibidas en la revista National Geographic.

William Gadoury explica su teoría de la existencia de una ciudad maya desconocida. Imagen: Agencia Espacial Canadiense.

William Gadoury explica su teoría de la existencia de una ciudad maya desconocida. Imagen: Agencia Espacial Canadiense.

Te sonará la historia. William Gadoury, un canadiense de 14 años que se percató de que las 117 ciudades de la civilización maya están ubicadas en la posición relativa de las estrellas que estudiaban los astrónomos del imperio. Pero faltaba una estrella, es decir, una ciudad. Revisando las imágenes satelitales de la selva mesoamericana, el joven investigador encontró una serie de marcas entre la vegetación que parecían indicar la posición de la metrópoli perdida.

William fue invitado a hablar de su hallazgo por la Agencia Espacial Canadiense y, un año después, un especialista en teledetección confirmó que las marcas que el adolescente había descubierto en la selva no eran naturales. La historia estalló en los medios y las redes sociales y, como era de esperarse, empezaron a llover las críticas de expertos y resabidos: los mayas no construían sus ciudades en base a las estrellas, sino a las fuentes de agua y materias primas, decían unos; puede ser una plantación de marihuana, decían unos. El problema es que ni unos ni otros se acercaron a la zona para salir de dudas y el hallazgo se quedó en misterio.

Una de las fotos satelitales en donde se observa una estructura con ángulos definidos que podría pertenecer a una construcción de la ciudad perdida.

Una de las fotos satelitales en donde se observa una estructura con ángulos definidos que podría pertenecer a una construcción de la ciudad perdida.

Pero William Gadoury sigue convencido de lo que ha descubierto, a pesar de los reproches. En una entrevista reciente para la National Geographic, el joven (que quiere ser astrónomo o arqueólogo, no se decide) asegura que las críticas le «ayudan a avanzar en su investigación». William está en conversaciones con los editores de una revista científica para poder publicar sus hallazgos.

En cuanto a los que se empeñan en desacreditar el descubrimiento de la ciudad maya perdida, el canadiense de 15 años les dedicó estas palabras:

«Creo que los científicos están celosos. Tienen miedo de las ideas nuevas. Tienen miedo de que sus ideas establecidas sean criticadas. De verdad que me gustaría que tuvieran la mente más abierta y escucharan otras ideas».

Va a ser un científico con mucho carácter, desde luego. Por ahora, William planea visitar la península de Yucatán para demostrar que lleva razón. Le gustaría pasar unas semanas en México este mismo verano, pero necesita 100.000 dólares para poder llevar a cabo su investigación.

Publicado el 4 de junio de 2016 4 comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 4 comentarios
Comentarios
jun 4, 2016
15:22
#1 JOSE:

Lo que deberian hacer los cientificos, es darle una beca y animos para seguir en su linea…

Reply to this commentResponder

jun 4, 2016
16:22
#2 HORACIO:

ese chico es un genio.!!!!! un inquieto por saber. felicitaciones…solo se equivoca al decir que los cientificos tienen celos o tienen miedo…la verdad los seudocientificos de hoy el 99 % son unos inutiles .- ya se tenia que haber organizado ahi una excursion es INEXPLICABLE

Reply to this commentResponder

dic 13, 2016
7:12
#3 Adolfo:

Secundo la opinión de José (#1), como así también la de Horacio (#2).

Respecto de la actitud de los científicos profesionales (aquellos formados en universidades y con respaldo estatal) que pretendan echar por tierra los méritos de William Gadoury, les recuerdo que otros niños se hacen notar hackeando sistemas informáticos. El de Gadoury puede ser un caso paralelo similar pero aplicado a la resolución de enigmas arqueológicos.

Sólo falta determinar si componentes arquitectónicas del emplazamiento de esas ciudades, permiten establecer alguna correspondencia con la configuración estelar, así como Robert Bauval lo hizo en Giza, Angkor Wat, Tenochtitlan y Teotihuacan.

Reply to this commentResponder

dic 13, 2016
9:29
#4 Adolfo:

En mi comentario anterior (#3) digo:

“Sólo falta determinar si componentes arquitectónicas del emplazamiento de esas ciudades, permiten establecer alguna correspondencia con la configuración estelar, así como Robert Bauval lo hizo en Giza, Angkor Wat, Tenochtitlan y Teotihuacan.”

Al margen de la compatibilidad de la disposición de tales “ciudades” mayas con el mapa estelar, descubierta por William Gadoury, habría que determinar si (en forma similar a los trabajos de Robert Bauval) elementos arquitectónicos destacados son compatibles con estrellas principales en su posición del año 10.500 A.C..

Sería una pieza más del rompecabezas que alude a una civilización extendida por sobre todo el planeta Tierra.

Referencia:
https://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_la_correlaci%C3%B3n_de_Ori%C3%B3n

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario