Son centros de energía que se localizan en la superficie del cuerpo etérico, aparecen como vórtices de materia sutil, que están en actividad en todo momento a pesar de que no tengamos conciencia de ello. Son muy numerosos, pero podemos hablar de siete principales, cada uno de los cuales tiene su órgano de base, color, nota, planeta, nombre, emoción, mantra, yantra (dibujo), etc. Cada uno funciona de manera particular, y recibe una corriente de energía que transmite al cuerpo físico. Un desequilibrio en ellos perturbaría al sistema glandular y endócrino al que está relacionado. Estos pueden ser estimulados o apaciguados por ciertas prácticas corporales, psíquicas, afectivas, corporales, o mentales.

chakras2

Como dijimos, estos centros son varios, pero podemos mencionar siete principales:

1. Centro base: Se ubica entre el sexo y el ano. Su nombre sánscrito es: Muladhara chakra, y se representa como un loto de cuatro pétalos en cuyo interior hay un cuadrado amarillo. Su sílaba es LAM, corresponde en el físico a las glándulas suprarrenales. Su color es el rojo, negro, y el planeta regente es Saturno.

Representa los cimientos de nuestro proceso espiritual. En él se encuentran los nadis principales (ida y pingala), cuya unión conforma un triángulo invertido. Al comenzar a trabajarlo, la energía asciende por el canal central (shushumma), esta energía es la que se conoce con el nombre de Kundalini.

Está representado por un rectángulo que simboliza la emanación de los cuatro elementos (tierra, agua, fuego, aire), en que el espíritu vivifica la materia. El dominio del mundo físico otorga seguridad , y el ser humano debe abordar la búsqueda de esa seguridad y su equilibrio entre este peso material y su fuerza espiritual.

Este chakra funcionando correctamente, va eliminando la violencia y la agresividad.

2. Centro sagrado: Está ubicado sobre la espina dorsal, a la altura del coxis. Su nombre sánscrito es: Svadhisthana chakra, y se representa por un loto de seis pétalos con un círculo y una ½ luna de color blanco azulado. Su sílaba es VAM, se corresponde con las glándulas sexuales. Su color es el anaranjado, y el planeta que lo rige es Júpiter.

Este chakra es la expresión del símbolo del yin y el yang y las polaridades inversas.

Regula todo lo concerniente a las sensaciones, sexualidad, procreación. Es el centro de la creatividad en todos los niveles. Interviene en los procesos internos de armonización que se manifiestan en una correcta valoración de sí mismo. Regula el aparato reproductor masculino y femenino, la vejiga y la uretra.

3. Centro solar, o plexo solar: Se ubica a la altura del ombligo, a nivel de la cintura. Su nombre sánscrito es: Manipura chakra, representado por un loto de diez pétalos con triángulo rojo invertido. La sílaba que lo estimula es: RAM. Corresponde a la glándula páncreas. Su color es el amarillo, y el planeta que lo rige es Marte.

Es el centro del poder y la voluntad de crecer, combatiendo la pereza y la cobardía. Contribuye a asimilar nuevas experiencias para el crecimiento futuro. Estimula la digestión en el plano físico rigiendo a los órganos que componen el aparato digestivo, y en lo que respecta a ideas y conceptos nuevos en el plano psíquico.

4. Centro cardíaco: Ubicado a la altura de la base de los omóplatos en el plexo cardíaco. Su nombre sánscrito es: Anahata chakra, y está representado por un loto de diez o doce pétalos, con estrella de seis puntas color verde oscuro. Su sílaba es: YAM. Se corresponde con la glándula timo. Su color es el verde, y el planeta es Venus.

Este centro sirve de nexo entre los centros inferiores y los superiores. Establece un vínculo activo entre el alma y el corazón, incentiva la capacidad afectiva, el poder expresar lo que se siente, y aceptarse a sí mismo y a los demás.

Regula el sistema circulatorio (corazón y vasos sanguíneos). Estimula el conocimiento y el uso del propio poder, canalizando la propia energía para superar traumas emocionales.

Si este chakra está armónico, tendrá la persona, capacidad de irradiar alegría, bondad, calor humano, e incluso capacidad de curación a través de la imposición de las manos.

5. Centro laríngeo: Ubicado sobre la espina dorsal, en la base del cuello, a la altura de la garganta, visto de frente. Su nombre sánscrito es Vishuddha chakra y está representado por un loto de dieciséis pétalos, con un círculo y una ½ luna. La sílaba que lo estimula es: HAM. Corresponde en el plano físico a la glándula tiroides. Su color es el azul, y su planeta Mercurio.

Este chakra estimula la comunicación, la capacidad de expresión y de análisis. Favorece la búsqueda de la verdad en las profundidades del YO. Otorga la convicción a través de la palabra.

Controla el sistema respiratorio y sus órganos. Es el lugar donde la energía que procede de chakras inferiores se refina y sutiliza aún más, para abordar los chakras superiores.

6. Centro frontal o del entrecejo:
Ubicado entre las cejas, hacia el centro de la frente. Su nombre sánscrito es Ajna chakra, representado por un loto de dos pétalos (relacionados con los nadis ida y pingala) con un círculo blanco. Su sonido vibracional es: AUM.  Su color es el índigo, y esta regido por el Sol y la Luna.

Es el centro de la visión interior y la percepción extrasensorial; incentiva el impulso de la devoción, tiende a equilibrar los impulsos contradictorios de la mente. Manifiesta una visión positiva de las cosas y nos permite acceder a la armonía del Universo.

Relacionado con las actividades intelectuales y de aprendizaje. Su equilibrio ayuda a una concepción de conocimiento y la no dualidad.

Es la perla preciosa para aquellos que practican la espiritualidad.

7. Centro coronal:
Localizado en lo alto de la cabeza (coronilla), llamado loto de los mil pétalos. En sánscrito: Sahasrara chakra. Es el centro del conocimiento intuitivo, la inteligencia y la conciencia. Corresponde en el físico a la glándula epífisis. Es el último centro de transformación de la energía. Está abierto hacia lo alto.  Su color es el violeta claro.

Este chakra toma un color amarillo brillante de gran belleza, cuando la evolución del sujeto es muy alta.

Para que el alma de vuelta hacia la virtud debemos no molestarnos ni agitarnos internamente, especialmente evitar choques con otros y tener sentimientos de odio.

Una vez desbloqueado, este centro puede convertirse en una abertura invisible que puede recibir la voluntad divina, la luz sagrada y la fuerza de vida del universo.

Trata con el sentido de humor, percepción, entendimiento, reflexión, la voluntad, el razonamiento. Estimula la curiosidad y la sed de conocimiento para trascender hacia niveles superiores. Nos otorga sensación de equilibrio y paz. Proporciona satisfacción consigo mismo y con los demás. Impulsa la búsqueda de la sabiduría.

1-Centro base (Muladhara). 2-Centro sagrado (Svadhisthana). 3-Centro umbilical (Manipura) Centros inferiores. 4-Centro cardíaco (Anahata). 5-Centro laríngeo (Vishuddha). 6-Centro frontal (Ajna) Centros superiores. 7-Centro coronal (Sahasrara)

Visión frontal de los centros energéticos.

Publicado el 27 de febrero de 2004 1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
ene 24, 2016
17:43
#1 josè jesùs:

cuando el neofito esta preparado aparecera el maestro

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario