La cabeza momificada de una joven desconocida que estuvo preservada en el sótano de un museo de anatomía por más de un siglo, ha recuperado algo de su esplendor original gracias a la tecnología.

Reconstrucción forense del aspecto de la mujer egipcia.

Reconstrucción forense del aspecto de la mujer egipcia.

Por medio de escaneos por tomografía computarizada y un tedioso trabajo de 140 horas de impresiones 3D, expertos en investigación médica y forense de la Universidad de Melbourne han llevado a cabo la reconstrucción facial de una joven que vivió hace aproximadamente 2.000 años en el Antiguo Egipto.

Meritamún, ‘la amada del dios Amón’, es el nombre que le dieron provisionalmente los científicos a esta mujer desconocida de la nobleza egipcia, que contaba entre 18 y 25 años a la hora de su muerte. Se determinó que sufrió tanto de anemia como de abscesos dentales y caries durante su corta vida.

Las caries sugieren que la dueña del ancestral cráneo tal vez haya vivido hacia el 331 a.C., cuando el azúcar fue introducido en Egipto como resultado de la conquista de Alejandro Magno. Otra alternativa, es que la condición haya sido causada por un consumo regular de miel, lo cual podría remontar la edad de la momia aún más atrás en el tiempo.

Modelo cráneo original impreso en 3D.

Modelo cráneo original impreso en 3D.

El uso de la miel en el Antiguo Egipto está muy bien documentado en los papiros encontrados; entre otras cosas, empleaban la miel para tratar las cataratas, llagas, cortes, quemaduras; en cosmética y como alimento fortificante. Es por esta razón que las caries tal vez sean un efecto colateral del tratamiento de alguna infección dental prolongada o frecuente.

Recuperando la identidad de una desconocida

«La idea del proyecto es tomar esta reliquia y, en cierto sentido, devolverle la vida por medio de la tecnología de la que disponemos», dijo Varsha Pilbrow, antropóloga biológica que enseña anatomía en el Departamento de Anatomía y Neurociencia de la Universidad de Melbourne. «De esta manera, ella se transforma en un objeto más que fascinante para poner en exhibición, y permite a los estudiantes aprender a diagnosticar patologías que marcan nuestra anatomía y a detectar cómo las poblaciones son afectadas por el ambiente en el que viven».

El espécimen original yace boca arriba en los archivos del Museo Harry Brookes de Anatomía y Patología, en la Escuela de Ciencias Biomédicas, y se encuentra envuelto en vendajes oscurecidos por el aceite y el fluido de embalsamamiento.

El próximo paso para el equipo de investigadores es determinar la dieta que seguía Meritamún y, en base a los átomos de carbono y nitrógeno en la piel, averiguar en qué parte de Egipto vivió. Por otra parte, la datación por radiocarbono a efectuarse también revelará qué tan antiguo es el cráneo momificado.

«Al reconstruirla le estamos devolviendo su identidad», explicó la Dra. Janet Davey, quien realizó el escaneo por TC y determinó el género y nacionalidad de la momia. «A cambio, Meritamún nos brinda una maravillosa oportunidad de investigar y empujar los límites del conocimiento y la tecnología tan lejos como podamos».

Publicado el 23 de agosto de 2016 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
ago 24, 2016
7:34
#1 MLB:

estoy en total desacuerdo respecto de problema de denticion provocado por miel y/o azucar, los egipcios fueron los unicos en la historia antigua que limpiaban concienzudamente sus dientes, usaban trozos especiales del arbol de papiro, que deshilaban en una punta, se comprobo que, dichos improvisados cepillos de dientes eran muy eficaces, pero hoy tambien tenemos caries usando cepillo
otra de las razones por la que disciento es que, si tenia una anemia declarada durante tanto tiempo su problema dental era por falta de calcio, entre otras vitaminas y no por ingerir tal o cual cosa

Reply to this commentResponder

ago 24, 2016
15:25
#2 mariana:

parece julia Roberts

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario