En este momento hay un maniquí astronauta en un deportivo rojo montado sobre un cohete y navegando el espacio en una órbita heliocéntrica que lo acercará a Marte. Pero… ¿cuánto durará realmente esta osada travesía?

La transmisión en directo de SpaceX mostró una imagen del automóvil que viaja al espacio con la frase «No entre en pánico» en el tablero, mientras la canción ‘Space Oddity’ de David Bowie sonaba de fondo. El maniquí al volante fue bautizado como ‘Starman’ en honor a otra canción del músico británico.

El gigante Falcon Heavy, el «cohete operativo más potente del mundo», despegó esta tarde desde el Cabo Cañaveral, en Florida, para realizar su primer vuelo de prueba y dejar orbitando alrededor del Sol un auto modelo Roadster de la automotriz Tesla.

Miles de personas se acercaron a los alrededores del Centro Espacial Kennedy de la NASA para asistir a este histórico primer despegue del cohete —que se retrasó más de una hora y media debido a las condiciones meteorológicas— con el que la empresa SpaceX quiere realizar misiones a Marte.

Poco después del lanzamiento y en línea con lo previsto, los dos cohetes laterales se separaron y volvieron a aterrizar, cumpliendo así con uno de los objetivos de la misión. Sin embargo, el propulsor central no pudo encender todos sus motores al regresar a tierra y se estrelló en el agua a una velocidad de 482 kilómetros por hora.

En tanto, la cápsula con el Tesla Roadster (con un maniquí al volante) que el cohete llevaba como carga útil se alejó y quedó al descubierto, en una órbita heliocéntrica entre la Tierra y Marte.

La hostilidad del espacio

A pesar de que el fundador de SpaceX Elon Musk dijo que su deportivo rojo podía durar miles de millones de años en la órbita en donde quedará, esto seguramente no sea así debido a que ahora está expuesto al ambiente espacial.

«Es posible que el coche logre evitar colisiones con objetos mayores por un largo tiempo. Es menos posible que logre evitar encuentros con micrometeoritos y las consecuentes abolladuras», dice William Carroll, químico experto en plásticos y moléculas orgánicas de la Universidad de Indiana. «Sin embargo, y asumiendo que las microcolisiones no hagan la suficiente mella en el coche, la radiación ciertamente lo hará».

elonmusk-tweet-roadster-orbit

En la Tierra, un poderoso campo magnético y la atmósfera protegen a los humanos (¡y a los Tesla Roadsters!) de la severa radiación del sol y los rayos cósmicos. Pero los objetos navegando en el espacio sin escudos de ningún tipo no tienen esa protección.

«Todo lo que sea material orgánico estará sujeto a la degradación por parte de varios tipos de radiaciones que hay allí fuera», explica Carroll. «Esto incluye todos los plásticos en el deportivo e incluso su estructura de fibra de carbono, constituida de enlaces carbono-carbono y carbono-hidrógeno».

La energía estelar puede provocar que estos enlaces se rompan y el auto se destruya como si fuera atacado por un cuchillo.

«Cuando cortas algo con un cuchillo, lo que en realidad estás haciendo es cortar algunos enlaces químicos», continúa Carroll. «Pero mientras que un cuchillo corta en línea recta, la radiación lo hará aleatoriamente, causando que los materiales orgánicos tales como los asientos de cuero, el caucho de las ruedas, y hasta la pintura, se pierdan en el espacio».

«Para esos orgánicos, en ese ambiente, no le doy más de un año», concluye.

El coche lleva instaladas tres cámaras, una placa con los nombres de los 6.000 empleados de SpaceX y una unidad de alta capacidad de almacenamiento con la serie de libros de ciencia ficción de Issac Asimov ‘Trilogía de la Fundación’.

Eventualmente, el Roadster será reducido a solo sus partes inorgánicas: el marco de aluminio, metales internos y cualquier parte de cristal que no sea impactada por meteoritos.

1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
feb 7, 2018
8:59
#1 Adolfo:

Bueno… en todo caso tiene razón en algo, el prototipo “durará” (sus restos, entiéndase) en órbita miles de millones de años. Y, esos restos constituirán el primer agregado de basura(*) espacial a esa región del espacio.

(*) BA-SU-RA, y en el pleno sentido de la palabra, pues a menos que sirva para algún propósito científico, un prototipo de Roadster, no es más que un excéntrico aporte de lo que en nuestro planeta, en el entorno oceánico, no sirve sino para constituir enormes islas de desperdicios que a gritos claman por su reciclaje.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario