Apollo 18, la película  que muestra las imágenes que explican porqué el hombre no volvió a la Luna, se estrena este fin de semana en los cines estadounidenses. El film ha despertado tanta expectación que la mismísima NASA ha preferido curarse en salud y separar tajantemente entre ciencia y ficción.

Poster de la película.

Poster de la película.

La película, dirigida por el español Gonzalo López-Gallego, muestra al público las imágenes grabadas por una expedición secreta de la NASA que viajó a la Luna en 1974. Lo que los dos astronautas encontraron allí fue tan aterrador que el Gobierno estadounidense canceló el programa Apollo y decidió no volver nunca más a pisar el satélite.

En un principio, la agencia espacial estadounidense estuvo implicada en el proyecto y asesoró a los guionistas Brian Miller y Cory Goodman. Nada raro ya que, según informa el periódico Los Angeles Times, tan solo en el último año los expertos de la NASA colaboraron en la elaboración de cerca de 100 documentales, 35 programas de televisión y 16 películas.

Pero al ver hacia donde se encamina la historia y el tratamiento que se dará a la información sobre las expediciones a la Luna, la agencia ha decidido desmarcarse totalmente y lanzar un aviso claro y contundente: “Apollo 18 no es un documental”.

El encargado de poner tierra de por medio entre la ciencia y la ficción ha sido Bert Ulrich, el enlace de la NASA con la industria del entretimiento. “La película es una obra de ficción, siempre lo supimos. Estuvimos involucrados mínimamente en esta película pero nunca vimos una primera versión”, señala Ulrich que subraya que “la idea de retratar la misión Apollo 18 como auténtica no es más que una estratagema de marketing”.

“Es el parecida a la estrategia que se usó con El Proyecto de la Bruja de Blair para genera expectación entre el público”, insiste el portavoz de la NASA que, en todo caso, apunta que la colaboración con la industria para elaborar películas, series y documentales es vital ya que “es una maravillosa manera de llegar al público a través de estos grandes medios de comunicación”.

Además, Ulrich confía en que este tipo de productos -realizados con rigor y coherencia- “puede inspirar a la gente de una manera interesante y también puede instruir al público acerca de lo que es exploración del espacio”. “Lo importante es no engañar al público”, sentencia.

Publicado el 2 de septiembre de 2011 6 comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 6 comentarios
Comentarios
sep 2, 2011
17:40
#1 jinmei:

En mi opinion, con todas las cosas que ya sabemos y que estos muchachos estan acostumbrados a hacer, no les creo nada, creo que son mas mentiras y que siguen encubriendo lo que ya es evidente, el pueblo merece la verdad, no confien en la nasa, investiguen por ustedes mismo y corroboren la verdad hasta la ultima gota!

Reply to this commentResponder

sep 2, 2011
20:05
#2 Mariu:

TENGO QUE VERLAAA!!!!!! xD

Reply to this commentResponder

sep 4, 2011
16:29
#3 xxpabloxxx:

Esto es parte del mismo proceso para mantener confundida a la gente como nosotros, puesto que tenemos nuestra mente abierta a todas las posibilidades, puede ser como no ser cierto esto, eso es lo de menos, lo que les importa es la “desinformación-confusión”. >:P

Reply to this commentResponder

sep 5, 2011
10:11
#4 HORACIO:

- esto es parte de la propaganda para que vayan al cine…jaja…te quieren dar la verdad ¿? en bandeja de plata y butaca…con pochoclo y coca cola…jaja saludos

Reply to this commentResponder

sep 8, 2011
21:53
#5 nano:

pero esperen! o a no ser que eh leído mal o me confundí,acaso la luna no gira?osea la misma cara se mueve alrededor de la tierra ?o no?
Si puede responder rápido mejor!

Reply to this commentResponder

dic 28, 2011
21:47
#6 Miguel:

En verdad no hay que creerle nada a la NASA ya que es una Agencia al servicio del Pentágono y no tiene nada de civil. Ahora de que algo pasó en la Luna es indudable, se habla de que detonaron una bomba nuclear en la cara oculta para destruir una base de una civilización desconocida y borrar toda prueba de estas construcciones, lo que motibó que se cancelaran otras posibles misiones tripuladas por el riezgo de la contaminación radioactiva.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario