La isla de Pascua y su misteriosa historia están desapareciendo lentamente bajo las olas.

Las olas han comenzado a alcanzar a docenas de las ancestrales estatuas esparcidas en la costa de la isla, algo que se condice con la reciente predicción de que los niveles de los océanos se incrementarán hasta 66 cm para finales de este siglo.

Ahora, Nicholas Casey, un reportero del New York Times, visitó la remota isla del Pacífico y ha escrito un detallado artículo sobre la preocupante situación que implica el avance del mar tierra adentro.

En este mapa de la isla de Pascua están marcados todos los 'Ahu', los lugares ceremoniales donde se erigen los moáis.

En este mapa de la isla de Pascua están marcados todos los ‘Ahu’, los lugares ceremoniales donde se erigen los moáis.

De hecho, se sabe de la existencia de antiquísimas canteras que yacen hace tiempo bajo las aguas, e incluso muchas de las estatuas —llamadas moáis— están enterradas naturalmente en hasta 6 metros de sedimentos, un hecho geológico indiscutible que ha llevado a muchos a cuestionarse la antigüedad de estas obras pétreas y poner de manifiesto la vulnerabilidad de la isla.

Impotencia

No se sabe a ciencia cierta cómo y por qué se erigieron los moais ni la razón por la cual desapareció la civilización que los creo, y tal vez las únicas pistas disponibles ahora estén en peligro de desaparecer.

«Uno se siente impotente ante esto, de no ser capaz de proteger los huesos de tus propios ancestros», dijo Camilo Rapu, líder de la organización indígena que controla el Parque Nacional de Rapa Nui al ser entrevistado por Casey. «Duele inmensamente, no queremos que la gente vea estos sitios como eran a través de fotos».

Los residentes rodearon este moái con rocas para protegerlo de los turistas. Sin embargo, el mar que erosiona rápidamente el acantilado cercano parece una mayor amenaza.

Muchas de las estatuas más importantes están emplazadas en la costa y tres de los principales sitios turísticos —Tongariki, Anakena y Akahanga— están en serio riesgo de erosión por parte del mar.

«Hubo un tiempo en que nadaba en la playa de Ovahe y la arena de la costa parecía extenderse por millas», declaró Pedro Pablo Edmunds, alcalde de Hanga Roa. «Ahora es todo piedra».

Defendiendo la isla

En la actualidad y gracias a una subvención del gobierno japonés, los pascuenses están poniendo a prueba un muro defensivo en Runga va’e, en la costa sur. Restará ver qué tan efectivo será el sistema para contrarrestar la erosión marítima.

easter-island-3

Mientras tanto, las autoridades ya han puesto a consideración, en caso que no quede otra alternativa, el plan de anclar los moais a rocas estables o moverlos a un museo.

Fuente: The New York Times.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
mar 16, 2018
1:54
#1 HORACIO..:

quieren defender la isla……y no defienden el unico planeta donde vivimos..¿¿??? ahhh eso si mandan sondas para descubrir expoplanetas a 1.000 años luz…..QUE GENERACION al divino pedo esta la que estamos viviendo .!!! saludos

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario