Una nueva investigación ha revelado los primeros tatuajes figurativos del mundo en dos momias egipcias del Museo Británico, incluido el ejemplo más antiguo conocido de tatuajes femeninos.

Tatuajes del Hombre Gebelein A.

Utilizando tecnología infrarroja, se identificaron tatuajes figurativos de un toro salvaje y una oveja en el brazo superior de una momia masculina, mientras que se identificaron motivos lineales y en forma de «S» en la parte superior del brazo y el hombro de una momia femenina; estos son los tatuajes más antiguos que se han encontrado en un individuo femenino. Están datados entre el 3351 y el 3017 aC.

«El uso de los últimos métodos científicos, incluida la exploración por CT, la datación por radiocarbono y la obtención de imágenes por infrarrojos, ha transformado nuestra comprensión de las momias de Gebelein. Solo ahora estamos obteniendo nuevos conocimientos sobre las vidas de estos individuos notablemente preservados. Increíblemente, con más de 5.000 años de edad, han retrasado la evidencia del tatuaje en África en un milenio», declaró en un comunicado Daniel Antoine, experto en Antropología Física del Museo Británico.

Estos individuos momificados naturalmente son del período predinástico de Egipto, la era anterior a la unificación del país por el primer faraón alrededor del 3.100 aC. Toda la piel visible de estas personas momificadas fue examinada en busca de signos de modificación corporal como parte de un nuevo programa de conservación e investigación.

Tatuaje de la Mujer Gebelein.

Tatuaje de la Mujer Gebelein.

La momia masculina, conocida como «Hombre Gebelein A», ha estado en exhibición en el Museo Británico casi continuamente desde su descubrimiento hace unos 100 años. Las tomografías computarizadas previas mostraron que Hombre Gebelein A era un hombre joven (18-21 años de edad) cuando murió de una herida de arma blanca en la espalda.

Manchas oscuras en su brazo, que se veían como débiles marcas bajo la luz natural, habían permanecido sin examinar. La fotografía infrarroja reveló recientemente que estas manchas eran, de hecho, tatuajes de dos animales con cuernos que se superponían un poco. Los animales con cuernos se han identificado como un toro salvaje (cola larga, cuernos elaborados) y una oveja de Berbería (cuernos curvos, hombro jorobado). Ambos animales son bien conocidos en el arte egipcio predinástico. Los diseños no son superficiales y se han aplicado a la capa de la dermis de la piel, el pigmento se basa en el carbono, posiblemente algún tipo de hollín.

La momia femenina, conocida como «Mujer Gebelein», tiene varios tatuajes; una serie de cuatro pequeños motivos en forma de «S» se puede ver corriendo verticalmente sobre su hombro derecho. Debajo de ellos, en el brazo derecho, hay un motivo lineal que es similar a los objetos sostenidos por figuras que participan en actividades ceremoniales en cerámica pintada del mismo período.

Escena ritual presente en cerámica predinástica que muestra múltiples motivos en forma de «S».

Escena ritual presente en cerámica predinástica que muestra múltiples motivos en forma de «S».

La aplicación de tatuajes al cuerpo humano disfrutó de una historia larga y diversa en muchas culturas antiguas. En la actualidad, los ejemplos más antiguos que sobreviven son los tatuajes principalmente geométricos de la momia alpina conocida como Ötzi (cuarto milenio antes de Cristo), cuya piel fue preservada por el hielo de los Alpes tiroleses. Según las fechas de radiocarbono, los tatuajes de Gebelein son aproximadamente contemporáneos con Ötzi (3370-3100 aC) y, por lo tanto, se los puede considerar como uno de los primeros tatuajes que sobreviven en el mundo.

Estos hallazgos demuestran de forma concluyente que el tatuaje se practicó durante el período predinástico de Egipto (hacia 4000-3100 aC) por hombres y mujeres. Como los motivos figurados tatuados más antiguos conocidos, se suman a nuestra comprensión de la gama de posibles usos de los tatuajes en los albores de la antigua civilización egipcia y ampliar nuestra visión de la práctica del tatuaje en la prehistoria.

Los hallazgos completos se han publicado en el Journal of Archaeological Science.

Fuente: British Museum. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario