Hace pocas semanas atrás, Dimitar Sasselov, un científico del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, hizo una declaración bastante incómoda para ciertos sectores del establishment, pero que seguramente es el sueño de cualquier persona que esté abocada a la trascendental tarea de hallar vida en otros planetas.

Ostentando datos contundentes obtenidos por el satélite Kepler de la NASA durante la conferencia TED Global 2010 realizada en Oxford el 16 de Julio, el Dr. Sasselov declaró que la misión espacial había descubierto 140 planetas como la Tierra en un pequeño sector de la constelación Cygnus, el cual Kepler estuvo monitoreando durante el último año y medio.

“El próximo paso después de Kepler será el estudiar las atmósferas de los planetas y ver si se pueden encontrar signos de vida,” dijo el astrofísico.

La semana pasada el Dr. Sasselov sospechosamente se retractó de semejante declaración. En una serie de mensajes publicados en el blog de la NASA correspondiente a la misión Kepler, escribió que debió decir “del tamaño de la Tierra”, es decir un cuerpo rocoso de un diámetro aproximado al de nuestro planeta, en vez de decir “como la Tierra”, con las connotaciones de atmósfera azul oxigenada y tierras verdes que conlleva. Y que debió llamarlos “candidatos” en vez de “planetas”.

“La misión Kepler está diseñada para descubrir planetas del tamaño de la Tierra, pero aun no ha descubierto ninguno; en este punto solo hemos hallado planetas candidatos a serlo”, escribió el Dr. Sasselov. En otras plalabras: “Aquí no hay nada que ver”.

Tecnicos poniendo a punto uno de los espejos del telescopio utilizado en el satélite Kepler de la NASA.

Este tipo de declaraciones hechas por científicos de forma individual que luego son negadas por las propias instituciones a las que pertenecen, quienes en muchos casos como el que nos ocupa obligan a los científicos a retractarse o ser desacreditados ante la comunidad científica, no es algo fuera de lo común.

Aparentemente el poder de comunicación y difusión que ha adquirido Internet en los últimos tiempos no ha hecho más que potenciar estos casos en los que cierta información que aun no debe ser revelada al público se filtra a través de algunos de los involucrados.

Tres semanas atrás, información acerca del descubrimiento de la “partícula de Dios” en el Tevatrón, el acelerador de partículas norteamericano del Fermilab, fue dada a conocer por el físico Tommaso Dorigo, quien anunció los resultados en su blog. Poco tiempo después el Fermilab acusó al científico de buscar fama y rotuló como “solo rumores” a lo difundido por Tommaso.

Publicado el 3 de agosto de 2010 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
ago 3, 2010
23:47
#1 rintintin:

Como dije anteriormente, hay un govierno oculto (el nuevo orden mundial) que quiere suprimir los nuevos conocimientos a los pueblos y mantenernos siegos, zordos y mudos, trabajando como esclavos para ellos para que solo les pagen impuestos.
Conseptos tecnicos nuevos y revolucionarios como el manejo de la gravedad, el dia que esos conseptos se descubran ese grupito va a tratar de suprimir ese conocimiento nuevo del hombre comun.

Reply to this commentResponder

nov 3, 2011
3:11
#2 Angel:

Es verdad!! Entre más ignorantes seamos más faciles de manipular les seremos a ellos.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario