Exactamente cuánto la Biblia se interseca con la historia real ha sido materia de debate por mucho tiempo —y sigue siendo un asunto polémico sin respuestas fáciles—. Aún así, echar un vistazo a esa intersección no deja de ser interesante. Por ejemplo, Judas Iscariote pudo ser miembro de una antigua orden de asesinos.

judas-sicarii

Los nombres de los 12 apóstoles eran tan comunes en sus días como lo son hoy. Judas era el hijo de Simón Iscariote, lo que ha llevado a algunos a confundirlo con el Simón apóstol —renombrado por Jesús: Pedro (Mr 3:16)—.

El que el nombre de Judas sea acompañado por ‘Iscariote’ es de suma importancia. Iscariote no es solo un apellido, o el nombre de un ‘clan’, sino que marca a su portador como un sicario. Este nombre proviene de la sica, puñal o daga pequeña, fácilmente ocultable en los pliegues de la toga o bajo la capa. Literalmente sicarius significa ‘hombre-daga’.

El término sicarius se aplicó, por analogía empleada por los invasores romanos, a los defensores judíos (o a los insurrectos) que procuraron expulsar a los romanos y a sus partidarios de Judea. El grupo de los sicarios era conocido por ser el más violento de entre los judíos, pues cometían a menudo asesinatos y ataques contra las autoridades romanas.

El historiador Flavio Josefo, quien vivió en la primera mitad del siglo primero después de Cristo, escribió acerca de las tácticas sicarias. «Vistiendo largas togas y portando pequeñas dagas llamadas ‘sicas’, ellos esperaban hasta que un oficial romano caminara entre la multitud para escabullirse, acercarse y apuñalar al oficial, para luego perderse entre la gente y esconder el arma utilizada para el asesinato».

Esta orden de asesinos, símbolo de la resistencia a la ocupación, era muy exitosa en instalar el terror entre la población gobernante. Incluso fueron tras los colaboradores locales que trabajaban para el régimen romano. Sin embargo, de acuerdo a los historiadores, no estuvieron en se cenit hasta el año 70 d.C. Por lo tanto, si el Judas bíblico representó un personaje histórico real, la noción que fuera un Iscariote se mantiene en las sombras de la teoría.

Muchos eruditos apuntan a que el principal problema de ubicar a Judas como miembro de los sicarios es que para entonces (principios de la década de los 30′s) no existía dicho movimiento como tal. El grupo de asesinos se formaría en la década de los 50′s o 60′s en periodos de Félix y Albinus. El probable origen de la etimología vendría del hebreo איש־קריות, Κ-Qrîyôth, ‘hombre de Kerioth’, que es el nombre un pueblo de Judea.

El aceptar a Judas como un sicario, aún si solo se trata de una figura literaria, le da cierto tinte político a su traición sobre el nazareno. No solo estaría traicionando a su amigo, sino también a su gente y reforzando la autoridad romana. Por el contrario, otros —y siempre manteniéndonos en el campo teórico— sostienen que Jesús habría decepcionado a Judas en su papel de Mesías guerrero que se levantaría en armas y expulsaría a los romanos, y que esto lo habría llevado a traicionarlo para provocar alguna reacción violenta.

En el año 2006, una lectura menos agresiva y más positiva de Judas vio la luz cuando se publicó la traducción del Evangelio de Judas, un texto gnóstico que data posiblemente del siglo II. Según este texto, el propio Jesucristo pidió a Judas que lo traicionara y éste cumplió la orden como supremo acto de obediencia. Entonces… ¿fue Judas en realidad una «víctima» de Jesús?

Publicado el 9 de enero de 2015 10 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 10 comentarios
Comentarios
ene 9, 2015
11:35

Parece interesante ..yo me pregunto porque no se arrepintió ..es que cuesta que alguien que ame el dinero se arrepiente o que sea ladrón ..gracias

Reply to this commentResponder

ene 9, 2015
13:21
#2 brahmajnanin:

TODO ES ESPECULACION. NADA PUEDE SABERSE CON CERTEZA. ES UNA PERDIDA DE TIEMPO PRECIOSO.

Reply to this commentResponder

ene 9, 2015
14:24
#3 Perpito pérez:

Jesús de Nazareth, siendo joven, se casó con Salomé, María Salomé. Estoy harto de repetirlo. Leanse el Evangelio de Tomás. Aunque solo sea por curiosidad

Reply to this commentResponder

ene 9, 2015
19:09
#4 Nes:

Kerioth es una aldea de Judea. No inventes tonterías para vender. De ahí viene el nombre hebreo de Judas.

Reply to this commentResponder

ene 9, 2015
19:51
#5 vicente:

saludos; que tal Prmiero deben saber, informar: que el 80 por ciento del evangelio es falso y por ende que jesus no murio en la cruz, vivio hasta 80 o mas años fue padre de mas hijos. si necesitan mas informacion les puedo ayudar

Reply to this commentResponder

ene 9, 2015
23:22
#6 hermogenes:

@ todos,el pobre Judas Iscariote fué el único apóstol que creía que Jesús era poderoso ,y tenía fe ciega en el,como judas era el tesorero del grupo y necesitaba dinero pensó cojo esos 30 dolares y aumento las reservas. Porque Jesús es poderoso y nadie le puede hacer ningún daño,cual sería su frustración al ver a su poderoso sacarlo arrastrado de los cabellos en medio de unos adolescentes desnudos ( MARCOS ULTIMO CAPITULO).Pobre Judas no le quedó otra que suicidarse allá los creyentes chao.

Reply to this commentResponder

ene 10, 2015
1:23
#7 Anónimo:

Que manera de inventar tanta cosa, el único que realmente entendió a Jesús fue Judas, el resto una manga de cobardes que huyeron cuando sacrificaron al maestro

Reply to this commentResponder

ene 10, 2015
14:26
#8 Javi Bogart:

Esta teoría ya la especuló el gran Robert Ambelain, en su mítico libro EL SECRETO MORTAL DE LOS TEMPLARIOS de la vieja edición de la magnífica editorial MARTINEZ ROCA.

Reply to this commentResponder

ene 12, 2015
1:08
#9 María Inés Bruccolleri Rennella:

Yo apoyo la teoría última de este artículo “El Evangelio de Judas”, Jesús vino a cumplir una misión, y sabía perfectamente cómo iba a ser su final, por eso oró tembloroso y pidió a su Padre que se realizara lo antes posible…, su tiempo en la Tierra había terminado. Instó a Judas a hacerlo, el que poseía conceptos claros. Lo hizo, sí!, y es aquí, donde las diferentes religiones cambian el sentido del hecho. No podían avalar un suicidio. Su conciencia no pudo soportarlo. ¿Cómo explicarlo en esa época?. María Inés Bruccolleri Rennella

Reply to this commentResponder

mar 26, 2016
7:52
#10 L. Javier T:

En 1953, más de cincuenta años antes de la restauración y publicación de la traducción del “Evangelio de Judas” (contenido en el “Codex Tchacos”), Ediciones Sol, en México, publicaría la obra “El Vuelo de la Serpiente Emplumada” que consta de Tres Libros.

El Libro Tercero contiene el relato del Apóstol Judas de Kariot de sus últimos días con su “Rabí Jesús” y en el que se clarifica que, tal como muestra el “Evangelio de Judas”, Judas no traicionó a Jesús el Cristo, sino que hizo lo que hizo, “más presto”, por amorosa, y por ello dolorosa, obediencia a su Maestro, realizando “el Papel” que Jesús le indicó que hiciera…

“…suponer que Judas pudo engañar a Jesús es poco menos que blasfemar. La relación entre Cristo y sus discípulos es una relación que no puede concebir el hombre en términos de una vida ordinaria basada en las comprensiones que aportan los sentidos. Es necesario ir tras los sentidos. O sea formarse ojos para ver y oídos para oír; ver y oír significados más que hechos aislados, es ver y oír en un plano de relaciones. Se dice que Judas traicionó a Jesús, pero cuando se capta el significado de los hechos bien pronto se advierte que la conducta de Judas no fué obra de su propia voluntad; fué obligado a vender a Jesús. Lo que ‘vender’ significa en el lenguaje evangélico está relacionado con la pobreza o riqueza en espíritu. Solamente recuerda que se dice el reino de los cielos como algo muy precioso que un buen mercader encuentra, y que enseguida ‘vende’ todo cuanto tiene para poder hacerse de esa preciosidad. Invierte el proceso para acercarte a un entendimiento. El misterio de Judas es uno de los misterios que más nos confunden. Jesús sabía que iba a morir. Es más, sabía cómo iba a morir. Su muerte estaba ya predeterminada, de modo que no cabía traición alguna, porque cualquier traición requiere el elemento de una confianza basada en una ignorancia. Piénsalo un poco. Porque Jesús insiste en que él escogió a los doce y que uno de ellos era el diablo. Mirando los hechos retrospectivamente resulta muy fácil juzgar y condenar a Judas en base a lo que otros interpretan. Pero desentrañar el misterio por sí mismo llevado sólo por el ansia de conocer la verdad, ya es otra cosa. Todos llevamos un Judas dentro de nosotros, como llevamos a un Bautista, a un Pedro, un Juan y a casi todos los personajes que figuran en los Evangelios. Si se entiende que estos escritos tratan principalmente del desarrollo interior del hombre, se comienza a ver la legión de personajes en sí mismo y también los hechos y acontecimientos que los relacionan.”

Extracto de la obra “El Vuelo de la Serpiente Emplumada”, Libro I.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario