Los científicos no descartan que este pequeño mundo pudiera albergar algún tipo de organismo primitivo en el pasado.

crater-ceres

Ceres, el mayor de los cuerpos del Cinturón de Asteroides, un anillo de rocas de todos los tamaños situado entre Marte y Júpiter, alberga algunos de los ingredientes imprescindibles para la vida. Un grupo internacional de científicos acaba de anunciarlo en la revista Science, un descubrimiento crucial llevado a cabo a partir de los datos de la sonda Dawn de la NASA, que orbita el planeta enano desde la primavera de 2015. Los investigadores están convencidos de que los compuestos orgánicos se formaron en el interior de ese pequeño mundo, y que no llegaron al mismo por el impacto de asteroides o cometas. El hallazgo abre la posibilidad de que algún tipo de organismo primitivo se desarrollara allí alguna vez y amplía la lista de lugares del Sistema Solar que pudieron —y tal vez aún pueden— albergar vida.

El equipo dirigido por Maria Cristina De Sanctis, del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia, utilizó el espectrómetro cartográfico de luz visible e infrarrojo de la nave espacial para observar la superficie de Ceres cerca de un cráter llamado Ernutet, de 50 km de diámetro y situado en el hemisferio norte del planeta enano. El instrumento detectó una concentración inusualmente alta de materia orgánica, componentes basados en el carbono que podrían ser parte de la química que crea la vida. Aunque los datos no son suficientes para determinar exactamente cuáles son los compuestos moleculares presentes, estos coinciden con minerales similares al alquitrán, como las asfaltitas.

ernutet

Los científicos creen que la distribución y características de estos elementos hacen poco probable que se depositaran allí por el impacto de una fuente externa, como un cometa o un asteroide. Además, el calor extremo producido por un choque tan brutal habría sido suficiente para destruir esos compuestos. Como Ceres alberga una gran cantidad de agua (incluso sugieren que pudo contener un océano subterráneo y que quizás se mantenga hoy en día bajo ciertas condiciones) y podría haber retenido calor interno de su período de formación, hace 4.500 millones de años, en los albores del Sistema Solar, los científicos creen que los compuestos orgánicos se debieron desarrollar en el interior del cuerpo planetario.

Publicado el 16 de febrero de 2017 2 comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
feb 17, 2017
8:27
#1 Vicente Reylova:

Ceres esta siendo observado muy de cerca por el Espectrometro Cartográfico de luz visible de infrarrojo el cual detecto una concentración alta de materia orgánica que podría tener comprobantes que crearon la Vida….Saludos.

Reply to this commentResponder

feb 17, 2017
13:57
#2 Emilio Jiménez Pita:

Si alguien aún no cree posible la existencia de vida fuera de la tierra, las noticias sobre Ceres deben hacer recapacitar a los más agnósticos en esta materia, pero aún está por llegar lo mejor, la existencia de vida más evolucionada, tarde o temprano será corroborada, aunque con los descubrimientos en Ceres podemos ya casi proclamar…..!No estamos solos…..!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario