Arqueólogos israelíes han hallado una granja de 2,700 años y un monasterio con coloridos mosaicos e inscripciones de 1,500 en la localidad de Rosh Ha-Ayin, en el centro del país, informó hoy la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Vista de una prensa de aceitunas encontrada en las excavaciones de un monasterio bizantino en las afueras de Rosh Ha-Ayin, al este de Tel Aviv en Israel.

Vista de una prensa de aceitunas encontrada en las excavaciones de un monasterio bizantino en las afueras de Rosh Ha-Ayin, al este de Tel Aviv en Israel.

Los descubrimientos fueron localizados en unas obras previas a la construcción de un nuevo barrio y excavados por expertos de la citada Autoridad y jóvenes voluntarios en el marco de un programa que pretende hacerles partícipes del rico legado cultural.

De acuerdo a Amit Shadman, director de la excavación, «la amplia granja se ha conservado a una altura superior a los seis pies. Y su estructura, de 2,700 años, incluye 24 habitáculos construidos alrededor de un patrio central».

La instalación alberga un gran almacén o silo para proteger el grano, lo que pone de manifiesto, según el arqueólogo jefe, que «los hidratos de carbono eran tan populares como ahora y el cultivo y procesado del grano estaba ampliamente extendido en la región».

Corroboran esta teoría los numerosos hallazgos sobre el terreno, que incluyen molinos rudimentarios, además de la localización de una prensa para la producción de aceite.

Entre los utensilios descubiertos en la granja destacan dos monedas de plata del siglo IV a.C. con inscripciones que representan a la diosa Atenea y al búho ateniense.

Monedas halladas.

Monedas halladas.

Shadman explicó que el emplazamiento agrícola, así como otros similares en la zona, operaron durante siglos hasta que la región cayó en desuso en el período helenístico. No fue hasta el siglo V de nuestra era cuando surge otro asentamiento, en esta ocasión cristiano, que modificó el paisaje en un momento de rápido auge y proliferación de impresionantes iglesias rurales y monasterios encontrados en la zona.

El monasterio, del período bizantino, fue hallado en una colina del mismo área de excavaciones e incluye una iglesia, una prensa de aceite, cuartos residenciales y establos.

El suelo de la iglesia estaba cubierto por un colorido mosaico de diseños geométricos, junto al cual se encontró una inscripción en griego que hace referencia a un sacerdote llamado Theodosius, un nombre común en el período bizantino. «Este lugar fue construido bajo Theodosius el sacerdote. Que la paz sea contigo cuando vengas, que la paz sea contigo cuando marches, amén», reza la inscripción.

Mosaico con inscripción.

Mosaico con inscripción.

Siglos después de que el monasterio cesara su actividad y bajo el período otomano, se destruyeron amplias áreas del asentamiento cristiano y se estableció allí un horno de cal, indica el comunicado.

Escultura de cordero

La semana pasada, más al norte, en las proximidades de una antigua iglesia en la ciudad de Cesarea, un grupo de arqueólogos israelíes descubrió una escultura de un cordero (animal que en el cristianismo primitivo solía representar la fe e incluso a Jesús).

La escultura descubierta cerca de una iglesia en la localidad de Cesarea.

La escultura descubierta cerca de una iglesia en la localidad de Cesarea.

«La escultura, hecha de mármol, fue encontrada en una iglesia de los siglos VI y VII, período bizantino, en una curiosa coincidencia con el día de Navidad», declaró en un comunicado la Dirección israelí de Antigüedades.

Según los investigadores Peter Gendelman y Mohamed Hater, directores de la excavación en Cesarea, entre los antiguos cristianos «Jesús no era representado como una persona», sino que se recurrían a símbolos y uno de ellos era este animal.

Publicado el 30 de diciembre de 2015 Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario