Todo está listo en el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, para el lanzamiento el próximo lunes 14 de marzo de 2016 de la primera misión de ExoMars, un programa espacial con el que Europa pretende demostrar que está capacitada para aterrizar en Marte y, de paso, resolver uno de los misterios científicos más intrigantes: ¿dé donde proviene el metano presente en la atmósfera marciana? La respuesta podría ser trascendental si resulta ser de origen biológico.

En palabras de Álvaro Giménez, director de Ciencia de la ESA, «esta misión produce en todos nosotros una tremenda excitación, y coloca a Europa en cabeza de la carrera por la exploración de Marte».

El programa ExoMars consta de dos misiones espaciales diferentes: la primera, que se lanzará dentro de apenas unos días, consiste en una sonda orbital, Trace Gas Orbiter (TGO), y un módulo de aterrizaje, llamado Schiapparelli, que deberá posarse suavemente sobre la superficie; la segunda, que partirá en 2018, colocará sobre el polvoriento suelo del planeta vecino un vehículo autónomo de exploración cargado de instrumental científico.

Un viaje en dos etapas, pues, con el que los científicos de la ESA esperan poner punto y final a la cuestión que ha llevado al hombre a enviar ya más de cuarenta misiones a Marte: averiguar si allí hubo, o hay todavía, alguna forma de vida. Por supuesto, ambos vuelos servirán también para otra serie de cometidos, como probar los nuevos sistemas de entrada, descenso y aterrizaje, así como el grado de autonomía y movilidad del rover. Todo con vistas a preparar, para 2020, una futura misión destinada a recoger muestras in situ y traerlas de regreso a la Tierra.

Publicado el 11 de marzo de 2016 Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario