Los ingenieros de la NASA han revelado nuevos detalles sobre un radical sistema de propulsión que podría acortar considerablemente los tiempos en que una nave de origen terrestre alcanza los dominios interestelares.

e-sail

El innovador sistema de propulsión interactuará con las partículas liberadas por el Sol, repeliendo los protones para impulsarse a velocidades sin precedentes. Los investigadores aseguran que una sonda con esta tecnología podría alcanzar la heliopausa, el punto en el que el viento solar se une al medio interestelar, en tan solo 10 años —algo que le tomó 35 años a la sonda espacial Voyager—. Las primeras naves con el Sistema de Tránsito Rápido Electroestático para la Heliopausa (HERTS), podrían lanzarse en 2019 o 2020.

«Seremos capaces de llegar a Plutón en 5 o 6 años, la mitad del tiempo que le tomó a la reciente misión New Horizons, y a Júpiter en 2 años», dice Bruce Wiegmann, ingeniero del proyecto.

¿Cómo será la nave que intente este viaje?

La nave girará lentamente y desplegará de 10 a 20 cables de aluminio cargados eléctricamente para crear una vela masiva. La carga positiva de los cables repelerá los iones positivos del viento solar para empujar la nave —rechazándose tal como dos magnetos de la misma polaridad—», explica Wiegmann.

Cada cable tendrá apenas 1 milímetro de diámetro, pero se extenderá cerca de 20 km, casi el equivalente a 219 campos de fútbol.

«A traves del viento solar, nuestro astro libera protones y electrones a grandes velocidades —de 400 a 750 kilómetros por segundo—. La vela extendida usará estos protones para impulsar la nave hasta la mismísima frontera de nuestro Sistema Solar», sentencia el ingeniero.

Publicado el 21 de julio de 2016 Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario