Las historias de vampiros existen en diversas culturas y sociedades alrededor del mundo, pero la más famosa de todas es, sin dudas, la de Drácula, escrita por el irlandés Bram Stoker y publicada en 1897. Popularmente, se ha especulado con que el personaje principal de la novela se inspiró en el sanguinario Vlad el Empalador, príncipe de Valaquia —hoy sur de Rumania— de mediados del siglo XV. Sin embargo, otros creen que Stoker se basó en antiguas leyendas de su tierra que hablan de criaturas no-muertas amantes de la sangre.

Izquierda: Supuesta tumba de Abhartach.

Izquierda: Supuesta tumba de Abhartach.

La célebre novela de terror gótico cuenta cómo el Conde Drácula se muda de su hogar de Transilvania en un intento de asentarse en Inglaterra para conseguir víctimas femeninas que incrementen su harén de novias vampiresas. Solo un pequeño grupo de hombres y mujeres liderados por el Profesor Abraham van Helsing se interponen en su camino.

Pero la famosa novela de Stoker no estaba intitulada como Drácula en un principio, el manuscrito original solo llevaba como título: «El No-Muerto», y el susodicho Conde protagonista se llamaba «Wampyr». En cuanto a su inspiración para escribirla, algunos estudiosos sostienen que, dado que el autor jamás viajó más lejos que Viena, y nunca visitó Rumania, ni tenía, según sus notas personales, conocimientos biográficos detallados sobre Vlad el Empalador, difícilmente haya basado la figura de Drácula en tal príncipe valaquiano. Teniendo esto último en cuenta, los historiadores apuntan al folklore irlandés como posible musa inspiradora.

Bram Stoker.

Bram Stoker.

Hace 15 años, Bob Curran, conferenciante sobre historia y folklore celta de la Universidad de Ulster, Coleraine, publicó un artículo en una revista académica en donde teorizaba que Stoker basó su novela cúlmine en la leyenda irlandesa de Abhartach, un caudillo del siglo quinto de nuestra era conocido por sus nefastos hábitos chupasangre.

La Leyenda de Abhartach

A principios del siglo XVII, el Dr. Geoffrey Keating publicó el primer registro escrito sobre Abhartach en su trabajo Foras Feasa ar Eireann (‘Historia General de Irlanda’). A pesar que hoy en día es una leyenda más, el autor se refiere al personaje como una figura histórica real.

De acuerdo a Keating, Abhartach fue un señor de la guerra del siglo V, quien gobernó un pequeño reino en el área fronteriza con lo que hoy es el pueblo de Garvagh en Irlanda. Su pueblo le temía por sus supuestos poderes sobrenaturales, por lo que en un momento dado conspiraron contra el tirano para asesinarlo. Para ello, solicitaron la ayuda de Cathain, caudillo del reino vecino.

Cathain tendría éxito y cumpliría con el cometido de matar a Abhartach y enterrarlo de pie, como exigía la tradición para jefes celtas.

Ilustración de 'Historia Natural de Dos Especies de Vampiros Irlandeses'.

Ilustración de ‘Historia Natural de Dos Especies de Vampiros Irlandeses’.

Pero la historia no termina allí, el tirano asesinado se levanta de su tumba para demandar un cuenco con sangre de las muñecas de sus súbditos para recuperar su energía vital. Ante esta situación, Cathain regresa y mata a Abhartach por segunda vez… con consecuencias igualmente infructuosas, dado que el vampiro volvería a escaparse de su tumba.

Cathain entonces buscaría el consejo de un santo cristiano. Éste le dijo que Abhartach era un marbh bheo (‘muerto que camina’), y por lo tanto debía dársele muerte con una espada hecha de madera de tejo, para luego ser sepultado cabeza abajo con una gran piedra sobre sus pies que impidiera su retorno de entre los muertos. El caudillo siguió el consejo al pie de la letra, y hoy en día, en el pueblo de Slaghtaverty, una gran piedra puede verse en el lugar donde presuntamente fue enterrado este «vampiro irlandés» (ver primera imagen de este artículo).

La historia de Abhartach fue repetida siglos después en El Origen e Historia de los Nombres y Lugares de Irlanda, de Patrick Weston Joyce, 12 años antes que Bram Stoker escribiera su famosa novela. Cabe destacar que las palabras celtas dreach-fhuola significan ‘sangre contaminada’, y algunos sostienen que ese es el verdadero origen del nombre Drácula.

Drácula (película de Tod Browning), 1931. Clic en la imagen para ver trailer.

Drácula (película de Tod Browning), 1931. Clic en la imagen para ver trailer.

Nunca sabremos con certeza si Stoker se basó en el vil empalador de tierras rumanas o en la mitología irlandesa. Como sea, si fuera la segunda opción, es difícil deshacerse de un preconcepto tan bien establecido en el imaginario popular, y que la Transilvania emplazada en el centro de Rumania abandone su tétrico puesto como hogar del vampiro que inició todo.

Publicado el 18 de mayo de 2015 4 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 4 comentarios
Comentarios
may 19, 2015
21:10
#1 HORACIO:

BRAM STOCKER….como todo tipo escritor y estudioso no tenia por que caer solamente en una mitologia Irlandesa.. pues Todos los pueblos han creído en los vampiros desde los primeros momentos históricos. Las leyendas se remontan a muchos siglos antes de Cristo, en las antiguas Siria y Babilonia… y siempre el vampirismo incluye el beber sangre, el fluido generador de vida.

Los aztecas derramaban sangre en las bocas de sus ídolos. En la India, los rajas bebían sangre de las cabezas cortadas. En China, la familia montaba guardia junto al cadáver por miedo de que un perro o un gato saltaran sobre él y lo transformaran en un vampiro.
- Los griegos de la antigüedad y, posteriormente, los romanos creían en un tipo de vampiro femenino llamado lamia que seducía a los hombres para chuparles la sangre. Más tarde los griegos emplearon otra palabra para el vampiro: vrukalakos, una criatura capaz de resucitar a los muertos y cuyas víctimas celebraban festines con los vivos. Todo el mundo —varones o mujeres— con pelo rojo, una marca de nacimiento o, incluso, ojos azules era susceptible de ser un vampiro. Cabe decir que los ojos azules son raros en Grecia.
DRACULA…es significado en rumano hijo del diablo ., asi que cabia para cualquier personaje diabolico antes de la era de cristo o posterior,para hacer su libro seguramente rastreo todo articulo sobre vampirismo en la antiguedad…y por ser rumania el lugar de la novela le cae de perlas al VLAD TEPLES.saludos

Reply to this commentResponder

may 19, 2015
21:30
#2 HORACIO:

los entendidos dicen que se baso mas en Erzsébet Báthory ., que nacio en hungria en el año 1560 que en Vlad Tepes …la leyenda Irlandesa es 200 años mas antigua..salutaciones

Reply to this commentResponder

may 20, 2015
11:37
#3 HORACIO:

fe de erratas: _la leyenda irlandesa es 200 años POSTERIOR a la historia de Erzsébet Báthory..

Reply to this commentResponder

may 20, 2015
11:57
#4 HORACIO:

la novela o manuscrito que se menciona en el articulo como El no Muerto fue escrita por Dacre Stoker, sobrino-biznieto de Bram Stoker..saludos

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario