Simcha Jacobovici dentro de la tumba Talpiot examinando un nicho funerario.

Simcha Jacobovici dentro de la tumba Talpiot examinando un nicho funerario.

Entrevista realizada por Mystery Planet el: 11/07/2007
Nombre: Simcha Jacobovici.
País: Canadá.
Profesión y/o Ocupación: Cineasta.
Autor de: “The Jesus Family Tomb”.
Sitio web: www.jesusfamilytomb.com o www.apltd.ca
Temas tratados en la entrevista: El Sepulcro Olvidado de Jesús.


******* COMIENZO DE LA ENTREVISTA *******

Pregunta: Ante todo, nos gustaría saber cuál es su opinión personal sobre Jesús, ¿existió realmente como personaje histórico? Si es así, ¿quién fue, un hombre, un hombre-dios, un mesías, un maestro espiritual, un profeta?

Respuesta: Pienso que no hay dudas de que, históricamente hablando, Jesús existió. Una historia como esa no puede ser fabricada de la nada. Los primeros Evangelios fueron escritos pasados menos de 50 años de su vida. Él es mencionado en Josefus y en el Talmud rabínico. Así que no hay cuestiones respecto al Jesús histórico. Asimismo, en varias culturas, e.g. romana, judía, alejandrina, etc., fue “re-empacado”, es decir, adaptado a esa cultura específica. Es en este contexto en que el mito y la historia comienzan a entrelazarse. En cuanto a lo que fue, es claro para los Evangelios que Jesús fue un rabino judío (es llamado “Rabenu”, i.e. “nuestro rabino” por sus seguidores), y también es claro que él y algunos de sus seguidores creían que era el largamente esperado Mesías. El judaísmo dominante rechazó esta proclamación. En algunas culturas, su demanda mesiánica fue re-interpretada como proclamación de Divinidad.

Pregunta: ¿Qué lo llevó a involucrarse en este proyecto para hallar la tumba perdida de Jesús?

Respuesta: En 2002 estaba haciendo una investigación sobre una caja con huesos, un osario, que fue noticia en todo el mundo. En uno de sus lados tiene una inscripción: “Santiago, hijo de José, hermano de Jesús” (Ya’akov bar Yosef akhui di Yeshua). De ser auténtico, esta sería la primera evidencia arqueológica sólida de Jesús de Nazaret. Mientras me encontraba investigando la historia detrás de este osario, me enteré sobre la tumba Talpiot y las seis inscripciones halladas en ella. Era asombroso para mí que fuera totalmente ignorado un grupo de nombres tal como: “Jesús, hijo de José”, dos Marías, y un “Yose” (el apodo que precisamente el Evangelio de Marcos le da a uno de los hermanos de Jesús). Entonces comencé con una investigación que me llevaría 5 años. En el proceso, redescubrí la tumba, la cual se pensaba destruida, e identifiqué la conexión entre una de las Marías y María Magdalena. Más adelante llevamos a cabo investigaciones estadísticas y de ADN. Al final, me convencí de que esta historia tenía que ser compartida con el mundo.

Pregunta: Si el descubrimiento de la tumba fue en 1980, por qué nadie en ese momento se preocupó por investigar la posibilidad de que fuera la tumba de Jesús? ¿Por qué luego del reciente re-descubrimiento de la tumba ésta se volvió a sellar si las implicancias, de ser vuestra teoría cierta, serían bastantes grandes?

Respuesta: Buena pregunta. Tú dime. Si alguien halla un ataúd del siglo primero con el nombre: “Jesús, hijo de José” en él, incluso si cree que no podría tratarse de Jesús de Nazaret, ¿por qué no mirar dentro del ataúd y chequear los huesos en busca de marcas de crucifixión? Eso podría decidir el asunto y no habría controversia. En lugar de eso, nadie está seguro por completo sobre qué sucedió con los huesos y no hay reporte forense alguno en los archivos de antigüedades de Israel.

Pregunta: ¿Puede listar las evidencias que apuntan hacia la posibilidad de que la tumba pertenezca a Jesús y su familia?

Respuesta: Recomiendo a la gente ver mi película (disponible en Amazon.com “The Lost Tomb of Jesus”) y/o leer mi libro (“The Jesus Family Tomb”, también en Amazon). También pueden visitar mi sitio web (www.jesusfamilytomb.com).

En síntesis, entre los miles de osarios que han sido hallados, sólo dos portan el nombre de “Jesús, hijo de José” y solo uno —¡éste!— ha sido hallado en su contexto arqueológico. En la misma tumba, tienes a “María”, un nombre reconocido universalmente como propio de la madre de Jesús, y una “Mariamene”, versión griega de la hebrea Miriam que ha sido vinculada con María Magdalena por al menos 1.600 años. Entre ellas hay un “Yose”, un apodo dado por el Evangelio de Marcos —el más temprano Evangelio— para uno de los cuatro hermanos de Jesús. Ningún otro osario ha sido hallado con esta particular versión del nombre “Yose” en él. ¿Es todo esto coincidencia? Las estadísticas dicen que no. Además, ADN mitocondrial fue extraído de los osarios de Jesús y María Magdalena. Los mismos no coinciden, sugiriendo así que podrían estar relacionados por el matrimonio, no por sangre.

Cuando sumas la evidencia textual y arqueológica, las estadísticas, los exámenes de ADN y pátina hechos en los osarios, tienes evidencia muy convincente de que estamos observando la tumba de Jesús de Nazaret y algunos integrantes de su familia.

Osario con la inscripción “Jesús, hijo de José”.

Pregunta: Una de las cuestiones religiosas que se verían afectadas por este descubrimiento sería aquella referente a la resurrección y ascención de Jesús. ¿Cuál sería la nueva interpretación que se le deberían dar a los evangelios que hablan sobre este “hecho” de acuerdo a este hallazgo?

Respuesta: No soy cristiano ni teólogo. Pero, sin embargo, si uno es cristiano y creía en la resurrección física de Jesús antes de este descubrimiento, supongo que puede continuar creyendo eso. Él pudo haberse cambiado de lugar el sábado por la noche, levantado el domingo por la mañana y luego —40 días después— ascendido al Cielo, dejando su cuerpo para ser enterrado en Talpiot. Con esto quiero decir que la resurrección física no es desafiada por esta tumba. Pero sí una ascención física. Igual no estoy seguro que los seguidores originales de Jesús creyeran en la resurrección física. El Evangelio de Marcos termina cuando María Magdalena (¿su esposa?), María (la madre), y Salomé (su hermana), descubren la tumba vacía la noche del sábado. Un joven les cuenta que Jesús había sido sacado y que podrían verlo en Galilea. Más tarde, el texto fue corregido y varios párrafos acerca de sus apariciones y ascención fueron agregados. Así que dudo que los seguidores originales creyeran realmente en la resurrección y ascención físicas. Ellos pudieron, de todas formas, creer en su mesianismo.

Publicado el 15 de julio de 2007 1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
dic 29, 2013
14:37
#1 María Inés Bruccolleri Rennella:

El artículo es interesante. Pero me extraña que una persona que sabe lo que es “descubrir” y que cada paso que se dé, es pisar historia (¡y qué descubrimiento!), entre y esté pisando libros y papeles que pueden significar todo o NADA. Y si considero que Tesla demostró la posibilidad de trasladar “materia”, CREO en el
potencial de Jesús para lograrlo. Para eso vino a la Tierra, para demostrar el potencial que podemos desarrollar y lograr. A la vez, no me gustó la inscripción. Casi no se ve nada…, lo harían de ese modo, si tenían “tal” nivel económico?, y respeto…,por lo que significó?. No entro en controversia… leí, miré, y digo… María Inés Bruccolleri Rennella.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario