Diego Arandojo, autor del documental “30 años de silencio, el secreto de Guillermo A. Terrera”.

Nombre: Diego Arandojo
País: Argentina
Profesión y/o Ocupación: Guionista, Investigador y Realizador.
Autor de: Largometraje documental “30 años de silencio, el secreto de Guillermo A. Terrera”
Sitio Web: www.lafarium.com / www.arandojo.com.ar
Temas tratados en la entrevista: Bastón de Mando, Uritorco, Guillermo Alfredo Terrera, Orfelio Ulises, Sol Rojo de los Comechingones.


El bastón de mando, una enigmática reliquia mágica elaborada por un “dios” y legada a nativos indígenas en tierras argentas, allí en las cercanías del famoso cerro Uritorco, un lugar místico por excelencia. Un objeto de poder datado en 8.000 años de antigüedad cuyo destino último sería regenerar a la especie humana. Con paradero desconocido en la actualidad, estaría esperando en el letargo a su próximo portador.

A continuación entrevistamos al investigador Diego Arandojo, autor de un reciente documental que trata sobre Guillermo A. Terrera, la última persona que custodió el Bastón de Mando.

******* COMIENZO DE LA ENTREVISTA *******

Pregunta: Empezaremos con lo que algunos consideran la referencia más antigua a un misterioso objeto sagrado y “mítico”, mencionado en el mismo contexto que el Santo Grial, y con una presunta referencia geográfica temprana a lo que sería América, 2 siglos antes que Colón naciera:

“En qué lejana cordillera podrá encontrar a la escondida piedra de la sabiduría ancestral que mencionan los versos de los veinte ancianos, de la isla Blanca y de la estrella Polar. Sobre la montaña del Sol con su triángulo de luz surge la presencia negra del Bastón Austral, en la Armórica antigua que en el Sur está. Solo Parsifal, el ángel, por los mares irá con los tres caballeros del número impar, en la Nave Sagrada y con el Vaso del Santo Grial, por el Atlántico Océano un largo viaje realizará hasta las puertas secretas de un silencioso país que Argentum se llama y siempre será”. 

—Wolfram von Eschenbach (Siglo 13 d.C)

¿Qué es el Bastón Austral y cuáles son sus poderes? ¿Por qué cree que este trovador alemán lo menciona en su poesía junto con el Santo Grial?

Respuesta: En la obra “Wolfram Eschenbach, Parsifal y Orfelio Ulises” (1988), el Prof. Dr. Guillermo Alfredo Terrera explica que: “Es bien sabido que en ninguna parte de la Argentina se puede encontrar el texto completo del poema escrito por Wolfram Eschenbach entre los años 1150-1170 y que sirviera de modelo varios siglos más tarde para la creación de la maravillosa ópera ‘Parsifal’, escrita por Ricardo Wagner”. A continuación expone una serie de versos traducidos por él, en donde se narran los periplos del caballero Parsifal hacia el Cono Sur del Continente Americano (ó armoricano como denomina Terrera) y este “Bastón Austral” ó “Lapis Exilis” tan misterioso.

El inicio de este libro posee conflicto: la ausencia de una traducción pareciera, a primera vista, que se busca silenciar, callar, ignorar una información histórica escondida en la escritura de Eschenbach. ¿Omisión a propósito o simple casualidad? Nadie puede responderlo a ciencia cierta. Pero es justamente esta obra de Terrera la que sienta las bases de toda la historia del llamado “Bastón de Mando de los Comechingones” y, paralelamente, la historia de Parsifal en el territorio americano y sus sucesivas reencarnaciones. Por tanto este Bastón Austral/Lapis Exilis sería, dentro de los estudios que realizó el Prof. Dr. Terrera, el Bastón de Mando que Eschenbach conocía, aunque sea de forma intuitiva, al igual que otros personajes históricos como Roger Bacon que se refieren a piedras con poderes y conocimientos sobrenaturales. Pero fue sólo hasta que Orfelio Ulises Herrera, quien pasó ocho años estudiando en la mítica Samballah, halló esta piedra al pie del Cerro Uritorco en 1934, junto con la conana (mortero de piedra) y el poyo (trono utilizado por una autoridad comechingona).

Prof. Dr. Guillermo Alfredo Terrera junto al bastón de mando.

Por otra parte, y retomando el libro “Wolfram Eschenbach, Parsifal y Orfelio Ulises” que citamos previamente, el capítulo titulado “La montaña del sol” (y el poema vertido allí) no corresponde a la obra “Parzival” de Eschenbach, sino que fue escrito por Orfelio Ulises Herrera, y que puede leerse en el cuadernillo “Poemas inconclusos” editado por la Fundación de las Ciencias del Hombre. El Prof. Dr. Terrera lo agregó al corpus del libro, tal vez, para contextualizar (ó emparentar) al Bastón Austral con la Lapis Exilis. Es más bien una deducción personal.

Pregunta: Suponiendo que la leyenda de Parsifal relatada por Orfelio Ulises y Terrera es verdadera, lo que implicaría un temprano conocimiento del continente americano antes de Colón, ¿piensa que el continente americano tiene una historia muy diferente a la que nos cuentan los libros de historia, y si es así, por qué es ocultada por el establishment?

Respuesta: Yo creo que sí, que el continente americano posee una línea temporal prehistórica (a nivel social y cultural) muy diferente a la que está plasmada oficialmente.

¿Por qué se la oculta o se la tergiversa? Creo que los historiadores prefieren obviar esa “otra historia” (para llamarla de algún modo) por distintas razones, muchas de ellas académicas. En el sentido que existe un paradigma útil y sencillo de explicar. Si se agregan las teorías de que los Templarios estuvieron en el continente americano; si realmente esos “Viracocha” de los que hablaban los pueblos andinos no eran “dioses del este” sino visitantes antiguos de Europa o incluso Asia, es menester de urgencia revisar toda la historia de los últimos 10.000 o 20.000 años.

Es un trabajo que gran parte del colectivo historiador no está interesado en realizar, porque ya roza con cierta área crítica o ligada con una investigación más de corte periodístico que otra cosa.

Hay una “historia oficial” de América, más allá de que se haya aceptado que hubo asentamientos vikingos en Canadá. Pero Cristóforo Colombo (de quien se dice que se nutrió de mapas templarios para “descubrir América”) sigue siendo el mártir navegante por excelencia, por fuera del revisionismo que se aplicó en las últimas décadas.

En cierta ocasión, charlando con unos arqueólogos argentinos, me comentaron una especie de pregunta-respuesta recurrente para estos tópicos. La pregunta es: “¿Qué pasaría si excavando encuentras en el noroeste argentino un casco romano?” Y la respuesta: “Dejarlo bien enterrado”. Hubo risas entre los arqueólogos. Esto significa que, ni más ni menos, la otra historia de América seguirá enterrada. Es más cómodo para los científicos.

El término ” Armórica” proviene de la expresión gala “are mori” (‘en el mar’), que evolucionó en Aremorica o ‘país frente al mar’. Ergo, describe a una región geográfica cuya característica es estar frente al mar. ¿Es este el verdadero origen del nombre del continente americano?

Publicado el 13 de noviembre de 2013 5 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 5 comentarios
Comentarios
nov 13, 2013
15:31
#1 Danilo Rodriguez:

De hecho en el transcuros de la ceremonia de fuego celebrada en Tikal ell dia 12 de Octubre del año en curso 2013 se me entrevisto por los canales de television locales y hable de esto especificamente, la ruta alterna a la india que buscaba el almirante Cristoforo Colombo, que existe el vinculo es la cultura naga en la india.

Reply to this commentResponder

nov 13, 2013
15:34
#2 Danilo Rodriguez:

Estos baculos se conocen como obeliscos y son de uso masonico, existe uno famoso en la casa blanca.

Reply to this commentResponder

nov 13, 2013
21:48
#3 Venus Imperial:

Muy interesanteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!

Reply to this commentResponder

mar 20, 2014
23:45

Buenas noches: Interesante entrevista. Pero me temo que no es muy prolijo redactar un libro citando referencias pretendidamente histórico-literarias que, supongo, el entrevistado no ha chequeado. Seguramente, en su buena fe, tomando como ciertas las afirmaciones de quien, en última instancia, da sentido a la razón de ser de su libro. Porque, amigos, ni Von Eschembach ni Chrétien de Troyes jamás escribieron lo que Terrera -y tantos confiados después- le adjudican. Y esto no es opiniòn: sólo basta con tomarse el trabajo (obvio en cualquier investigador) de ir a las fuentes y leer, con tiempo y buena disposiciòn, los dos “Parsifal” obtenibles en castellano. Esto, por supuesto, no desluce la hipótesis de Templarios en América (aunque a veces me pregunto si “sembrar” esta “mercadería podrida” que autores desprevenidosw “compran”no tendrá como fin colateral, precisamente, eso) pero deja, sí, en un campo de especulaciòn gratuita, ciertas cosas que se dan por ciertas, como ese “Vultán” tan sospechosamente similar a un Wotan filonazi….

Reply to this commentResponder

may 8, 2014
0:38
#5 Brunnhilde Polaris:

”como ese “Vultán” tan sospechosamente similar a un Wotan filonazi….” Gustavo Fernandez estas viendo muchas peliculas holiwoodenses.Wotan es un Dios escandinavo ,porque todo lo ven nazi? y si así fuese es una ideología como cualquier otra.Porque no se dejan de joder?

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario