Christopher Dunn.

Christopher Dunn.

Entrevista realizada por Débora Goldstern el: 10/04/2012
Nombre: Christopher Dunn
País: Inglaterra.
Profesión y/o Ocupación: Escritor. Ingeniero.
Autor de: “La Planta energética de Giza: Tecnologías del Antiguo Egipto” (1988); “Tecnología perdida del antiguo Egipto: Avanzada Ingeniería en los Templos de los Faraones” (2010).
Sitio web: www.gizapower.com/
Temas tratados en la entrevista: Pirámides de Giza, Gatenbrink, disco de Sabú.


De la mano de nuestra colega Débora Goldstern, autora del sitio Crónica Subterránea, nos llega esta entrevista al ingeniero aeroespacial de origen británico, Christopher Dunn, donde se habla acerca de sus investigaciones sobre uno de los monumentos claves en la historia arqueológica mundial, La Pirámide de Giza, quizás una de las obras arquitectónicas más referenciadas, la cual conserva aún, secretos inviolables respecto a su construcción.

Dunn, quién saltara a la fama en 1988 a través de su libro “La Planta energética de Giza: Tecnologías del Antiguo Egipto”, es uno de los estudiosos más respetados y que lleva más de cuarenta y cinco años de labor ininterrumpida en la tarea de desentrañar los enigmas pendientes sobre el pasado egipcio, centrado especialmente en los misterio de la Pirámide de Giza.

En el 2010 tuvo lugar una continuación de su anterior best-seller, “Tecnología perdida del antiguo Egipto: Avanzada Ingeniería en los Templos de los Faraones”, la cual continúa la línea de su exitoso predecesor.

******* COMIENZO DE LA ENTREVISTA *******

Pregunta: Hablemos de sus inicios ¿Cómo llega un ingeniero aeroespacial a interesarse en los misterios de la Pirámide de Giza?

Respuesta: Durante el tiempo que puedo recordar, Egipto ha sido siempre una fuente de fascinación para mí. Después de trabajar en la industria manufacturera por 16 años, leí Los secretos de la Gran Pirámide de Peter Tompkins. Este libro me ha inspirado, ya que introduce puntos de vista diferentes sobre la naturaleza de la Gran Pirámide, y propone diversas ideas de porque fue construida. La teoría de la tumba fue cuestionada, y mi mente se abrió de repente a la realización sorprendente, de que la historia era mucho más rica y compleja, de lo que se nos enseña a creer.

Pregunta: Cuando se trata de tecnología empleada en el antiguo Egipto, el nombre de William Matthew Flinders Petrie aparece como uno de los grandes protagonistas en la materia. En su clásico trabajo, Pirámides y Templos de Giza, que data del siglo XIX, Petrie hace alusión al empleo de taladros en la construcción de estos monumentos pétreos, que creía tenían puntas de mayor dureza a la del diamante, declaración revolucionaria para la época y altamente controvertido. Sostiene el sabio además, que en la I Dinastía egipcia se tuvo conocimiento de labores en perforación con taladro de pórfido, blanco y negro, sugiriendo que se sabía la existencia del torno de punta antes de la aparición del torno de alfarero. ¿Pudo estudiar el trabajo de Petrie?

En cada vuelta, el taladro se introducía 2,5 milímetros; sin embargo, la dureza extraordinaria del granito rojo hace que, en la actualidad, con nuestra más moderna tecnología, las puntas de diamante sintético sólo penetren 0,05 milímetros por vuelta, 50 veces menos que lo logrado en la Gran Pirámide.

Respuesta: Conocí el trabajo de Petrie gracias a la lectura de Tompkins, adquiriendo luego una copia de su libro “Pirámides y Templos de Giza”, que data de 1883. Como ingeniero estaba muy sorprendido de descubrir que el público en general, no era consciente de las pruebas presentadas por Petrie para apoyar la opinión de que métodos de manufactura avanzada se utilizaron en el antiguo Egipto. Petrie describió artefactos donde se demuestra que los antiguos egipcios usaban tornos sofisticados, sierras y taladros. Estos artefactos se encuentran en el Museo Petrie de Londres. He visitado este Museo en varias ocasiones, y escrito extensamente acerca de sus estudios, acerca de la capacidad de perforación de los antiguos egipcios. Petrie encontró dificultades para convencer a sus compañeros que los antiguos egipcios habrían necesitado diamante para realizar el trabajo, y también incapaz de responder en sus escritos y conferencias, cómo los antiguos egipcios eran capaces de taladrar en el interior del granito y dejar ranuras en espiral, a 100 pulgadas de distancia.

La investigación de Petrie fue financiada por la Royal Society de Londres, así que es comprensible que no se va a decir nada de aquello demasiado controvertido. Como ingeniero sin embargo, al leer su libro, está claro que él no aceptó el punto de vista actual, y describió artefactos de tal manera que los ingenieros llegaron a la conclusión que los elementos necesarios para elaborar los mismos no han sido revelados través de la exploración arqueológica.

Me dirigí hacia el trabajo de Petrie en un capítulo de mi libro, “Tecnología Perdida del Antigua Egipto”, que contiene una actualización e investigación nueva. En resumen, muchos métodos de formación de materiales se han utilizado a lo largo de la historia. De la mano primitiva de trabajo, utilizando arena, hueso, piedra y madera, hasta dar paso a un trabajo más avanzado y preciso. Mi trabajo reciente se centra no sólo sobre las herramientas utilizadas para cortar la piedra, sino, que maquinarias fueron necesarias para guiar las mismas, creando la geometría precisa y compleja, que se ve en muchos artefactos

Pregunta: La hipótesis que se plantea en “Tecnología Perdida del Antiguo Egipto”, es que la Pirámide de Giza funcionaba como una especie de planta de energía, basada en la producción de hidrógeno, reconvertido más tarde en ondas de microondas para ser luego lanzadas al espacio. También se hace alusión a la pirámide como sintonizador terrestre, una inmensa caja de resonancia. ¿Cuáles fueron los pasos que debió transitar hasta arribar a esta tesis, y qué conclusiones elaboró en base a la misma?

Respuesta: La fuente básica para la producción de energía en la Gran Pirámide no es hidrógeno, pero la energía mecánica dinámica de la Tierra es la energía sísmica. La energía potencial encerrada en las placas de la Tierra, es el resultado del empuje de las mismas unas contra otras. Cuando estas placas se deslizan, como ocurrió con la placa de la India e Indonesia en 2004, una enorme cantidad de energía es liberada. Ese mismo año el deslizamiento generó un tsunami que cobró ¡230.000 vidas! Se estima que la energía liberada en la superficie de la tierra, solo por el terremoto de Indonesia, era equivalente a 1500 bombas atómicas, similares a las lanzadas sobre Hiroshima.

Propongo que las pirámides se utilizaron para aprovechar esa energía interior, y la edificaron desde la Tierra. Esto se hizo de una manera que estaba en armonía con las frecuencias naturales de la Tierra, por lo cual la descripción de una pirámide como un “sintonizador terrestre” es bastante precisa, y donde se tiene en cuenta las placas de la Tierra como “cajas de resonancia”, el cual es un concepto muy apropiado. Al hacer que la pirámide (sintonizador) vibre, la Tierra (caja de resonancia) resuena, y las oscilaciones resultantes de la misma permiten que las placas se deslicen suavemente en lugar de cerrarse.

John Cadman ha demostrado mediante un modelo que la Cámara Subterránea y los pasajes principales que conducen de un sector a otro, actúan como un generador de pulsos. Estos pulsos viajan a la Tierra y regresan a la pirámide. La vibración resultante se captura por la “Cámara del Rey”, y por los resonadores que bordean la Gran Galería que se encargan de convertir la energía en sonido, el cual es dirigido de esta forma al interior de la Cámara del Rey.

Se ha demostrado que la Cámara del Rey es un ensamblaje preciso de granito, que sintonizado específicamente, forma un espacio que responde armónicamente a la sintonía de la frecuencia de la Tierra, como si se tratara de un instrumento musical. Este “instrumento” absorbe energía mecánica de la Pirámide y la Gran Galería. Con la introducción de hidrógeno, que se genera en la denominada “Cámara de la Reina”, se absorbe la energía en una frecuencia armónica superior, la cual lo eleva hacia una sintonía más alta. Una señal de microondas ingresa a la cámara desde el conducto norte estimulando la emisión de energía y como resultado ésta encuentra su salida por el conducto sur.

Los pasajes principales que conducen de un sector a otro, actúan como un generador de pulsos. Estos pulsos viajan a la Tierra y regresan a la pirámide. La vibración resultante se captura por la “Cámara del Rey”.

Publicado el 30 de mayo de 2012 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
may 30, 2012
21:53
#1 Joak:

muy buena, nunca me imagine lo de los taladros ^^

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario