Anoche, la empresa privada SpaceX ha lanzado la cápsula Dragon para abastecer a los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS) de más de 3.175 kilos de suministros y equipo científico, entre el que destaca material para experimentar con la microgravedad y un módulo «hinchable» para astronautas y, quizás, futuros turistas. La cápsula se puso en órbita a las 4.43 hora local (20.43 GMT) desde Cabo Cañaveral (Florida), como estaba previsto, y el despegue fue retransmitido en directo por la televisión de la NASA.

Esta es la octava misión de este tipo, pero esta vez, cuando la Dragon estaba en órbita y encaminado hacia la ISS, SpaceX consiguió por primera vez (tras cuatro intentos fallidos en misiones anteriores) que el cohete Falcon 9 aterrizara en una plataforma flotante para drones ubicada en el océano Atlántico.

Esta plataforma lleva el nombre de Of Course, I Still Love You (Por supuesto, aún te amo) en referencia a uno de los barcos de la novela de ciencia ficción The Player of Game (El jugador), del escritor escocés Iain M. Banks, publicada por primera vez en 1988.

«El cohete aterrizó con éxito en vez de agujerear la plataforma o caer al mar. Estamos emocionados por este logro», declaró Elon Musk, fundador y presidente de SpaceX.

La empresa de Musk había fallado en cuatro ocasiones anteriores al intentar esta misma operación y el pasado mes de enero un cohete de la empresa Blue Origin, del fundador de Amazon Jeff Bezos, logró aterrizar verticalmente sobre una plataforma firme en tierra. Pero el éxito de SpaceX supone un nuevo hito al lograr un aterrizaje de este tipo sobre una plataforma flotante en el mar.

El objetivo de esta tecnología es abaratar el coste de las misiones espaciales al reutilizar los cohetes que normalmente caen en el océano tras su lanzamiento.

Publicado el 9 de abril de 2016 Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario