Los científicos pensaban que las poderosas auroras de Júpiter se parecerían a las auroras más potentes que se observan en las regiones polares de la Tierra, pero nuevos datos de la sonda Juno de la NASA revelan que no es así.

jupiter-aurora

Al examinar los datos recolectados por el espectrógrafo ultravioleta y el detector de partículas energéticas de la sonda Juno, un equipo liderado por Barry Mauk, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad de Johns Hopkins, en Maryland, observó firmas de poderosos voltajes eléctricos, alineados con el campo magnético de Júpiter, y que aceleraban los electrones hacia la atmósfera joviana generando hasta 400.000 volteos de energía —de 10 a 30 veces superior a los voltajes de las auroras más grandes observadas en la Tierra—.

Júpiter tiene las auroras más poderosas del sistema solar, por lo que el equipo de científicos sabía que los voltajes eléctricos jugaban un papel importante en su generación. Sin embargo, el desconcierto vino a la hora de analizar la frecuencia con que se producían estos voltajes: solo pudieron ser observados algunas veces y, al contrario de lo que se podría suponer, no eran la fuente de las auroras más intensas.

Reconstrucción que muestra el aspecto de las auroras polares ante este nuevo acercamiento de la sonda Juno a Júpiter.

«En Júpiter, las auroras más brillantes son causadas por algún tipo de proceso turbulento de aceleración de electrones que no comprendemos», dijo Mauk. «Hay pistas en los últimos datos que indican que a medida que la densidad energética en la generación de la aurora se fortalece, el proceso se vuelve más inestable y, eventualmente, un nuevo proceso entra en juego».

Los científicos consideran a Júpiter como un laboratorio de física para mundos más allá de nuestro sistema solar y sostienen que lo que aprendamos del estudio de su clima espacial tiene implicaciones prácticas para nuestro propio patio planetario.

jupiter-aurora2

«Las altas energías que observamos dentro de las auroras jovianas son formidables. Estas partículas que crean las auroras son parte de la historia para entender los cinturones de radiación del gigante gaseoso», explica Mauk.

«La ingeniería alrededor de los efectos debilitantes de la radiación siempre ha sido un desafío para nuestras misiones espaciales. Lo que aprendamos aquí, y de naves que exploran la magnetósfera terrestre como las sondas Van Allen, nos enseñará mucho sobre el clima espacial y cómo proteger a nuestras naves y astronautas del hostil ambiente en el espacio. El comparar procesos entre Júpiter y la Tierra pone a prueba nuestras ideas de cómo la física planetaria funciona», concluye.

Publicado el 7 de septiembre de 2017 2 comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
sep 7, 2017
8:19
#1 Vicente Reylova:

Interesante descubrimiento, ya que el gigante Jupiter al ser un planeta gaseoso, pueda producir Auroras Boreales.
Las Auroras Boreales nos brindan un espetaculo muy bello. son diferentes tonalidads hacen un espectaculo unico. Saludos.

Reply to this commentResponder

sep 7, 2017
13:20
#2 JOSEFINA LOZANO AYALA:

No es problema ya el hombre lo supero pasando ida y vuelta en seis viajes a la luna y no tuvieron ningún problema las sondas VAN ALLEN para la NASA aquí se contradicen como no va ser un problema en futuras expediciones a Marte si ni siquiera han resuelto el problema de la fuerte radiación que rodea la tierra para salir de ella ya todo mundo sabe que nunca fueron a la luna por ese motivo

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario