Transcurrido medio año desde la muerte de Osama Bin Laden, los comandos que abatieron al líder de Al-Qaeda han desmitificado la versión ‘oficial’ de la operación. Las memorias de varios combatientes del sexto destacamento de Navy SEALs, recogidas en un libro de Chuck Pfarrer, su ex comandante, titulado ‘SEAL Target Geronimo’ (Geronimo- objetivo de comandos), quitan el velo a algunos de los mitos que rodearon esta misión.

El libro.

El libro.

«Mientras los comandos acechaban a Bin Laden el presidente Obama jugaba al golf».

La foto de Barack Obama en la que aparece rodeado por la cúpula militar y política observando con rostro preocupado el desarrollo de la operación ante una pantalla dio la vuelta al mundo. Sin embargo, Chuck Pfarrer asegura en su libro que el mandatario en realidad no mostró tanto interés en la operación, ya que tan sólo 20 minutos antes de su desenlace… Obama estaba jugando al golf y que sólo unos minutos antes se incorporó al grupo de ‘espectadores’.

Según Pfarrer, el Comandante en Jefe se distanció hasta el último momento de lo que ocurría en Pakistán aquel 2 de mayo, para que “si la operación fallaba completamente”, él pudiera “quitarse responsabilidad”.

A propósito, el libro también desmiente el hecho de que, en el momento de dar muerte al líder terrorista, uno de los comandos pronunciara la famosa frase “¡Por Dios y por la Patria!”.

12 disparos en vez de un intenso tiroteo

Asimismo, los comandos aseguran que Bin Laden fue abatido durante los primeros 90 segundos desde que su destacamento penetró en la mansión del líder terrorista y que, en total, gastaron tan sólo 12 balas para llevar a cabo el operativo.

La operación no fue una “misión para matar”

Especial enfado causó a los combatientes y a su ex jefe la afirmación de que el comando fue enviado a Pakistán en una misión especial para matar a Bin Laden.

Los comandos aseguran que habrían hecho a Bin Laden prisionero si él se hubiera rendido. Según Pfarrer, “si se hubiera tratado de una misión para matar no se habría necesitado un destacamento SEAL, sino una caja de granadas de mano”.

Un Bin Laden muerto, más conveniente que un Bin Laden capturado

Mientras tanto, el analista de política internacional Adrian Salbuchi considera que EE. UU. no estaba interesado en mantener a Osama Bin Laden vivo, ya que, en caso contrario, el líder de Al Qaeda habría podido hacer declaraciones sobre el verdadero papel de los servicios secretos estadounidenses en los atentados del 11 de septiembre del 2001.

El analista, que pone en tela de juicio la autoría de los atentados del 11-S, atribuidos a Al Qaeda, asegura que “Osama Bin Laden se habría transformado en alguien muy incómodo de haber sido capturado”. Según Adrian Salbuchi, la versión oficial sobre la autoría del 11-S se habría derrumbado “si hubieran detenido a Osama Bin Laden, como hubiera sido lo lógico, y si él hubiera hecho declaraciones que habría tenido que hacer”.

Publicado el 8 de noviembre de 2011 5 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 5 comentarios
Comentarios
nov 9, 2011
2:09
#1 Gastón Adonay:

Estas historias no se las cree nadie, esto es realmente ridículo, ni siquiera se le podría llamar desinformación

Reply to this commentResponder

nov 10, 2011
17:20
#2 C. Jara:

¿En qué quedamos, eran balas o cartuchos?, porque de 12 balas a 12 cartuchos (con promedio de 30 a 45 balas por cartucho) hay un avismo de diferencia.

Reply to this commentResponder

nov 10, 2011
17:21
#3 C. Jara:

@C. Jara: Mi comentario se ve motivado por este párrafo: “[...] gastaron tan sólo 12 cartuchos para llevar a cabo el operativo.”

Reply to this commentResponder

nov 10, 2011
19:23
#4 Arkantos:

@C. Jara: Hola C. Jara. Como bien dice la noticia, fueron solo 12 balas. Este tipo de operaciones de equipos especiales están basadas en la precisión y rapidez de ejecución, por lo que es lógico el gastar lo justo y necesario.

Según el libro, el equipo SEAL utilizó solo 12 balas que mataron al presunto “Bin Laden”, a su hijo, a dos guardaespaldas, y a la esposa que gritó “no hagan esto, no es él”, la cual fue asesinada accidentalmente (efecto colateral).

Reply to this commentResponder

nov 10, 2011
19:25
#5 Arkantos:

@C. Jara: FE DE ERRATA: Gracias por el comentario, acabamos de corregir ese detalle.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario