El incidente protagonizado por un pintor italiano es uno de los primeros registrados en la ufología sobre Encuentros Cercanos del Tercer Tipo.

villa-santina-ce1

El 14 de agosto de 1947, siete semanas después que Kenneth Arnold conmoviera al mundo al afirmar que había visto objetos con forma de platos voladores, el pintor italiano R. L. Johannis se hallaba en las proximidades del barranco de Chearso, en Villa Santina, no lejos de Carnia, en Italia. Se hallaba buscando inspiración para uno de sus cuadros cuando, aproximadamente a las nueve de la mañana, advirtió la presencia de un objeto en forma de disco, de unos 10 metros de diámetro que aterrizó a unos pocos metros de donde éste se encontraba.

El pintor, con gran asombro, vio salir del aparato a dos seres de muy baja estatura, no llegaban al medio metro, vestidos con una especie de mono azul oscuro, con cuello y cinturón de color rojo. Las cabezas de los humanoides eran más grandes que la de un ser humano normal. Sus rostros eran de color verde, sus narices rectas, cortadas geométricamente y de gran tamaño. Los ojos eran enormes, estaban rodeados por una especie de anillos redondos y salientes, color púrpura. No tenían cejas ni párpados.

El pintor efectuó una ilustración de los seres, en donde pueden apreciarse sus cabezas encerradas en unos cascos semiesféricos.

villa-santina1947

Patidifuso, Johannis contempló a los extraños seres que, en un primer momento, pensó que eran niños. Luego alzó su brazo agitándolo hacia los entes y su nave, preguntando con atemorizada voz quiénes eran, de dónde venían y si podía ayudarlos en algo.

Al parecer, las criaturas interpretaron mal los ademanes del pintor, tomándolos como una amenaza. Uno de ellos llevó su mano a la cintura y del centro de la misma partió algo semejante a un hilo de humo. Antes de tomar conciencia alguna, Johannis se encontró tendido en el suelo e imposibilitado de moverse.

Mientras tanto, ambos seres avanzaron hasta detenerse a unos dos metros del pintor, junto a los materiales de pintura de Johannis. Este consiguió rodar sobre su cuerpo hasta ponerse de costado y vio entonces que uno de los seres recogía uno de sus pinceles. Fue entonces cuando pudo observar claramente su mano. Tenía ocho dedos, cuatro de los cuales eran oponibles a los otros. No era en realidad una mano, era más bien una garra con dedos sin articulaciones.

También observó que las extrañas entidades jadeaban afanosamente. Luego se alejaron, desapareciendo dentro del disco y éste se elevó para permanecer inmóvil en el aire y al momento se alejó a gran velocidad en vuelo horizontal.

Tras muchos esfuerzos, Johannis consiguió sentarse y finalmente regresó al poblado.

El pincel había desaparecido. El caso fue investigado con gran detenimiento y no se encontró ninguna evidencia de que el pintor mintiera.

Publicado el 7 de noviembre de 2017 1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
nov 8, 2017
18:22
#1 Adolfo:

Recomiendo la lectura de la novela de ciencia ficción Estación de tránsito de Clifford d.Simak sobre extraterrestres que viajan a la Tierra.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario