Las inusuales y alarmantes altas temperaturas que está registrando el Ártico y el extremo norte de Rusia están despertando peligros más allá de lo imaginable. Un brote de carbunco, enfermedad conocida como ántrax y olvidada desde hace más de 75 años, se está cobrando las primeras víctimas en la región. Y todo por culpa del cambio climático.

Día del Pastor de Renos. Península de Yamal, Siberia. Febrero de 2016.

Día del Pastor de Renos. Península de Yamal, Siberia. Febrero de 2016.

El primero en fallecer ha sido un niño de 12 años, que murió en el hospital de la localidad de Salekhard, capital de la región autónoma rusa de Yamalia. Ocho personas, entre los 31 adultos y 41 niños que fueron hospitalizados en total, han sido diagnosticadas con la olvidada enfermedad.

De los que se sabe tienen la enfermedad, mal llamada «la plaga de Siberia», cinco son adultos y tres, menores. Y eso teniendo en cuenta que la última vez que se registró la presencia de esta enfermedad fue en 1941.

El carbunco reaparece por las altas temperaturas

Todo empezó con la muerte masiva de renos en la región del círculo polar ártico. Según las autoridades locales, más de 2.300 animales han muerto por una epidemia de carbunco, por las altas temperaturas registradas. Estos hechos han obligado a evacuar y poner en cuarentena algunas zonas el pasado 25 de julio.

Según las autoridades locales, brigadas de veterinarios han vacunado a más de 35.000 renos que pastan en los territorios próximos al foco de la epidemia.

El carbunco afecta comúnmente a los animales como ovejas, vacas y cabras, pero los humanos que entran en contacto con animales infectados también pueden contraer esta enfermedad.

El carbunco afecta comúnmente a los animales como ovejas, vacas y cabras, pero los humanos que entran en contacto con animales infectados también pueden contraer esta enfermedad.

«Estamos literalmente luchando por la vida de cada persona, pero esta bacteria es muy resistente», apuntó el gobernador de Yamal, Dmitry Kobylkin, a la agencia de noticias Interfax.

Los restos de los renos muertos son incinerados, ya que las esporas del bacillus anthracis, que causa el carbunco, soportan temperaturas de hasta 140 grados centígrados.

Además, las esporas de ántrax puede sobrevivir en animales y humanos congelados durante cientos de años, esperando su liberación, tal y como destaca Alexei Kokorin, jefe del programa de clima y energía de WWF Rusia.

La infección por carbunco puede transmitirse por vía cutánea, respiratoria, o digestiva.

La infección por carbunco puede transmitirse por vía cutánea, respiratoria, o digestiva.

El círculo polar ártico, torturado

La zona del círculo polar ártico está siendo maltratada de forma muy especial por el cambio climático. Las temperaturas promedio en Rusia han aumentado 0.43º en los últimos 10 años, pero el aumento ha sido más pronunciado en las zonas del extremo norte.

Este aumento de temperaturas, que derrite el permafrost, está provocando curiosos y alarmantes sucesos en Siberia. Por un lado, la desaparición de la capa de suelo permanentemente helada en algunas zonas ha hecho que el suelo colapse y se generen inmensos agujeros, como el situado en la ciudad de de Batagai.

Por otro lado, todos los ojos volvieron a estar puestos en esta zona norte de Rusia por culpa de unas misteriosas burbujas que fluctúan bajo el suelo. Son bolsas gigantes de CO2 y de metano, liberados también por culpa del deshielo del permafrost.

Publicado el 3 de agosto de 2016 1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
feb 16, 2017
21:04
#1 María Inés Bruccolleri Rennella:

¡Cuantos renacimientos de virus peligrosos están resurgiendo…!, realmente es preocupante. Habrá vacunas para esto?.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario