La prueba de la primera bomba atómica el 16 de julio de 1945, marca el comienzo del Antropoceno —un nuevo capítulo en la historia geológica de la Tierra—, así lo afirma un reciente estudio científico.

Trinity fue la primera prueba de un arma nuclear por los Estados Unidos. Por tanto, fue la primera explosión en la historia de un arma de este tipo. Tuvo lugar el 16 de julio de 1945. La bomba detonada usaba como material fisionable plutonio, igual que la lanzada más tarde sobre Nagasaki, Japón.

Trinity fue la primera prueba de un arma nuclear por los Estados Unidos. Por tanto, fue la primera explosión en la historia de un arma de este tipo. Tuvo lugar el 16 de julio de 1945. La bomba detonada usaba como material fisionable plutonio, igual que la lanzada más tarde sobre Nagasaki, Japón. (CLIC EN LA IMAGEN PARA VER VIDEO).

De acuerdo al informe publicado, los humanos hemos provocado un marcado impacto en nuestro planeta al cambiar su geología y crear nuevas capas de roca y suelo. En combinación con una ‘Gran Aceleración’ de otras actividades humanas, la utilización de armas nucleares, y sus efectos colaterales, han dejado una cicatriz indeleble.

La nueva era geológica —cuyo nombre significa ‘época del hombre’— fue propuesta por el químico atmosférico ganador del premio Nobel Paul Crutzen hace 15 años. Desde entonces, el inicio del Antropoceno ha sido disputado por los geólogos, científicos del sistema terrestre y otros, aunque el término aún no se ha formalizado por la Comisión Internacional de Estratigrafía. Algunos dicen que el comienzo de la agricultura hace 10.000 años, la edad neolítica, es un probable candidato probable pero otros apuntan a la revolución industrial, en torno a finales de 1700.

Sin embargo, en la actualidad la idea que cobra más fuerza es que el punto de inflexión sucedió a mediados del siglo 20, donde las acciones humanas no solo dejaron sus marcas, sino que comenzaron a alterar todo el sistema planetario. Las emisiones de carbono, invasión de especies y extinciones, movimientos terrestres, producción de concreto, plásticos y metales, forman parte de la ‘Gran Aceleración’ de la población. Esto incluye, desde luego, el comienzo de la era nuclear.

«Los isótopos radiactivos de esta detonación se emitieron a la atmósfera y se extendieron por todo el mundo entrando en el registro sedimentario para proporcionar una señal única del inicio de la ‘Gran Aceleración’, una señal que es inequívocamente atribuible a las actividades humanas», informa el documento.

Marcador del lugar histórico.

Marcador del lugar histórico.

Límites Planetarios

La investigación explora las causas subyacentes de la ‘Gran Aceleración’, señalando predominantemente a la globalización. El grueso de la actividad económica, y también, por ahora, la mayor parte del consumo, siguen estando en gran parte dentro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que en 2010 representaron alrededor del 74 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) mundial, pero sólo suponen el 18 por ciento de la población mundial.

Esto apunta a la profunda magnitud de la desigualdad global, que distorsiona la distribución de los beneficios de la ‘Gran Aceleración’ y confunde los esfuerzos internacionales, por ejemplo, los acuerdos climáticos, para hacer frente a su impacto en el sistema de la Tierra. Sin embargo, el informe muestra que recientemente, la producción mundial, basada tradicionalmente en los países de la OCDE, se ha desplazado hacia las naciones BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Por otra parte, las clases medias que proliferan en los países BRICS están impulsando un mayor consumo también.

Cerca de la mitad de la población mundial vive en zonas urbanas y la tercera parte de la población mundial ha completado la transición desde una cultura agraria a sociedades industriales, un cambio que se hace evidente en varios indicadores. La mayor parte del crecimiento posterior a 2000 en el consumo de fertilizantes, la producción de papel y los vehículos de motor se ha producido en el mundo fuera de la OCDE.

Cerca de la mitad de la población mundial vive en zonas urbanas.

Cerca de la mitad de la población mundial vive en zonas urbanas.

Coincidiendo con la publicación de los grandes indicadores de aceleración, los investigadores han publicado una nueva evaluación del concepto de ‘límites planetarios’. El equipo internacional de 18 científicos identificó dos límites planetarios fundamentales: el cambio climático y la ‘integridad de la biosfera’. La alteración de cualquiera de los dos podría llevar al sistema de la Tierra a un nuevo estado.

«El concepto de los límites del planeta, publicado por primera vez en 2009, identifica nueve prioridades mundiales relacionadas con los cambios inducidos por el hombre en el medio ambiente. La nueva investigación confirma muchos de los límites y proporciona un análisis actualizado y una cuantificación de varios de ellos, incluyendo los ciclos del fósforo y el nitrógeno, el uso del suelo y la biodiversidad», apuntan estos expertos.

Los 24 indicadores originales fueron publicados en la primera síntesis IGBP en 2004. El término ‘Gran Aceleración’ no fue utilizado hasta 2005 en la Conferencia de Dahlem sobre la historia de la relación del hombre y el medio ambiente, que reunió a muchos científicos del IGBP. Esta nueva investigación es parte de la síntesis final del IGBP, que se completará en 2015.

La Comisión Internacional de Estratigrafía ha creado un grupo de trabajo para analizar la validez de la declaración de Antropoceno. En caso de aprobarse, el término pasaría a formalizarse en 2016.

Publicado el 16 de enero de 2015 Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario