Hasta ahora, es el objeto de este tipo más lejano que ha podido ser observado. Alcanza una masa de 800 millones de soles y existía en una etapa muy temprana del Universo.

El cuásar descubierto existía en la era de la reionización del Universo, y estaba rodeado por hidrógeno neutral (en azul).

El cuásar descubierto existía en la era de la reionización del Universo, y estaba rodeado por hidrógeno neutral (en azul).

Una investigación dirigida por Eduardo Bañados, investigador de los Observatorios de la Institución Carnegie para la Ciencia, ha descubierto el agujero negro supermasivo más distante alguna vez observado. El objeto está situado a una distancia inimaginable, de más de 13.000 millones de años luz —calculada gracias al desplazamiento hacia el rojo, un efecto que ocurre como consecuencia de la expansión del Universo—. De hecho, la luz estudiada por Bañados fue emitida cuando el Universo apenas tenía el 5 por ciento de la edad actual: es decir, unos 690 millones de años después del Big Bang.

Si, a pesar de la distancia, los astrónomos han podido detectar este objeto, es porque es extremadamente brillante. Para empezar, el agujero negro tiene una masa aproximada de 800 millones de soles (unas 200 veces más que Sagitario A, el agujero negro del centro de la Vía Láctea). Además, en el momento en que emitió la luz que ahora ha llegado a la Tierra, este agujero negro estaba absorbiendo enormes cantidades de materia en el centro de su galaxia, lo que le convertía en un cuásar, una fuente emisora de rayos X, luz visible y otras longitudes de onda y que está entre los objetos más brillantes del Universo.

Los astrónomos calculan que debe de haber entre 20 y 100 cuásares tan brillantes y lejanos como el descubierto por el equipo de Bañados en todo el cielo.

Los astrónomos calculan que debe de haber entre 20 y 100 cuásares tan brillantes y lejanos como el descubierto por el equipo de Bañados en todo el cielo.

Lo interesante de esta mole tragona de materia es, para Bañados, que supone un reto para las teorías que explican el nacimiento y evolución de los agujeros negros supermasivos: «Reunir toda esa masa (800 millones de soles) en menos de 690 millones de años (la edad del Universo cuando el objeto emitió la luz que ha llegado ahora a la Tierra) es un reto enorme para las teorías del crecimiento de agujeros negros», ha asegurado el astrofísico.

La respuesta a este dilema, la presencia de moles tan pesadas que en teoría requieren mucho tiempo para formarse en un Universo recién nacido, es que al comienzo las condiciones era distintas a las actuales. Por eso, en la actualidad podría ser imposible que se formaran agujeros negros mayores a la docena de masas solares.

El hallazgo se ha publicado recientemente en la revista Nature.

Publicado el 7 de diciembre de 2017 2 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
dic 7, 2017
5:16
#1 HORACIO..:

dicen cualquier verdura…….no tienen la menor idea de que es lo que llaman agujero negro…..y siguen boludeando con la teoria del big bang…que inutiles son estos tipos…y aparte venden humo.saludos

Reply to this commentResponder

dic 8, 2017
15:22
#2 Juanelo Ortíz:

Don Horacio troll, usted si que da pena ajena. Es muy raro el artículo en este portal web, en el cual usted no descargue toda su frustración y crítica mordaz. Si es usted, naboide de cuarta categoría, tan brillante, sabiondo y útil a la humanidad, le exhorto a que publique sus sesudas investigaciones y nos ilumine con su divina sabiduría. Es muy fácil escudarse en el anonimato y criticar el trabajo de muchos brillantes científicos, que tras años y años de arduas investigaciones, llegan a descubrir algunos de los secretos del Universo.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario