La nave Cassini de la ESA ha detectado por sorpresa, en la neblinosa atmósfera de la luna saturniana Titán, un tipo concreto de molécula cargada negativamente que resulta fundamental en la producción de moléculas orgánicas complejas.

artist-impression-of-saturn-view-from-titan

Muchos son los misterios que rodean a Titán, el satélite más grande de Saturno y el segundo mayor del Sistema Solar, tras Ganimedes. Compuesto fundamentalmente de hielo y rocas, Titán, tiene un diámetro un 50 % más grande que la Luna y es un 80 % más masivo. Su atmósfera, formada en su mayor parte de nitrógeno y metano, es densa y opaca. Algo que ha impedido que los científicos fueran capaces de vislumbrar su superficie hasta hace relativamente poco tiempo.

En 2004, la misión Cassini-Huygens, tomaría tierra en el lejano satélite. Gracias a ella, la NASA, la ESA y la ASI, responsables del proyecto, obtendrían valiosa información. Su superficie, geológicamente joven, es un yermo páramo rocoso, salpicado, aquí y allá, por algún lago de hidrocarburos, tan codiciados en nuestro planeta.

Los volcanes criogénicos (volcán extraterrestre de hielo y agua) son otra de las señas de identidad del paisaje titánico. A unos 100 kilómetros por debajo de la superficie, los científicos postulan que debe de existir un mar de agua y amoniaco, aunque se desconoce si éste albergará algún tipo de vida, ya sea unicelular o pluricelular.

saturn_titan2

Sin embargo, para hablar del último descubrimiento de la Cassini, debemos dirigir nuestra mirada hacia las alturas, pues es en su atmósfera donde se han producido nuevos e interesantes hallazgos. En un estudio publicado por la Astrophysical Journal Letters, los científicos han descubierto un compuesto químico llamado «anión de cadena carbonada», una molécula lineal que suele formar parte de otras moléculas más complejas base para las formas más antiguas de vida en la Tierra.

Las detecciones se efectuaron con el espectrómetro de plasma de Cassini, denominado CAPS, mientras la misión atravesaba la alta atmósfera de Titán, entre 950 y 1.300 kilómetros por encima de la superficie.

«Se trata de un fenómeno conocido en el medio interestelar, pero que ahora hemos visto en un entorno completamente distinto, por lo que podría representar un proceso universal que da lugar a moléculas orgánicas complejas», indica Ravi Desai, del University College London y autor principal del estudio.

chemistry_in_titan_s_atmosphere

De este modo, Titán podría considerarse un inmenso tubo de ensayo con el que los científicos intentarán comprender las reacciones químicas que habrían dado lugar a la vida en la Tierra.

Muchos misterios quedan aún por desvelar bajo el brumoso y frío manto de Titán. Pero, lo que es seguro, es que, gracias a trabajos de este tipo, la ciencia estará cada vez más cerca de determinar qué es la vida y cómo se reproduce en el inabarcable y enigmático espacio sideral.

Fuente: ESA.
Traducción y edición: Eduardo Villamil.

Publicado el 26 de julio de 2017 1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
jul 27, 2017
12:05
#1 Yosef E Sfeir:

Gracias por sus interesantes articulos.
Reciban un cordial saludo.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario