Antiguos monumentos esparcidos en varios lugares del mundo presentan un enigma sin resolver: ¿Por qué tantas estatuas en sitios prehistóricos —desde el antiquísimo Göbekli Tepe en Turquía hasta la Isla de Pascua en Chile— comparten posturas similares? La firma y simbología mostrada en estas figuras apuntan a una conexión lo suficientemente fuerte como para que diferentes culturas inmortalicen la misma temática a pesar de estar separadas por miles de kilómetros y años.

Izquierda: Gobekli Tepe (c. 9600 a.C.). Derecha: Primera estatua humanoide, Urfa (12000 a.C.).

Izquierda: Gobekli Tepe (c. 9600 a.C.). Derecha: Primera estatua humanoide, Urfa (12000 a.C.).

Göbekli Tepe es el lugar de culto religioso más antiguo del mundo. Se levanta en el punto más alto de una extensa cadena montañosa situada a unos 15 km al nordeste de la ciudad de Sanliurfa (antigua Urfa/Edessa), en el sudeste de Turquía, cerca de la frontera con Siria. El lugar, según los arqueólogos, fue erigido hacia el X milenio a.C. (ca. 11.500 años atrás), antes de que comenzara la sedentarización. Misteriosamente, todo este complejo de piedras, pilares y esculturas fue deliberadamente enterrado sobre el 8000 a.C., permaneciendo abandonado por espacio de 500 años.

Si uno presta atención a los detalles de los pilares y estelas en forma de T de hasta 60 toneladas que componen el santuario, se pueden distinguir, entre relieves de animales y otros símbolos, figuras humanoides —supuestos dioses neolíticos— con brazos trazados a ambos lados y cuyas manos se juntan hacia la parte frontal, apuntando hacia lo que sería el ombligo. Esta posición tendría un significado sagrado o especial.

Göbekli Tepe.

Göbekli Tepe.

Sin embargo, a pesar que Göbekli Tepe es el primero, definitivamente no es el único en poseer estatuas de este estilo. Por ejemplo, la diosa sumeria Inanna también era caracterizada en la misma posición.

De igual forma, las famosas estatuas de la Isla de Pascua, conocidas por el nombre de moai, fueron construidas de pie y con las manos sobre el ónfalo. De acuerdo a los investigadores, esta postura simboliza el nacimiento o el renacimiento. Lo cual tiene mucho sentido considerando que, según el idioma autóctono, la isla antes era conocida como Te pito o te henua, que significa «El ombligo de la Tierra».

Vista frontal de un moai de la Isla de Pascua. Nótese la posición de sus manos respecto al ombligo.

Vista frontal de un moai de la Isla de Pascua. Nótese la posición de sus manos respecto al ombligo.

La comparación entre las piedras de Göbekli Tepe y la Isla de Pascua, así como de otros lugares antiguos similares, se vuelve inevitable. Numerosas versiones de este tipo de estatuas —de pie y con sus manos hacia el ombligo— pueden ser encontrados en lugares del mundo tan dispares como Bolivia (Tiwanaku), Azerbaiyán (Gobustán), Tahiti, las Islas Marquesas, Colombia (San Agustín), Egipto, y Costa Rica. Esto indica que la creencia sobre el «renacimiento» se diseminó a lo largo y ancho de todos los continentes; y es posible que las comunidades y diferentes culturas hayan experimentado algo lo suficientemente traumático o trascendente como para desarrollar arquetipos en común a pesar de las distancias. En la psicología junguiana, la cual propone que en el mundo primitivo todos los hombres poseían una especie de alma colectiva, el arquetipo es el patrón ejemplar del cual otros objetos, ideas o conceptos se derivan de manera inconsciente.

Paralelismos evidentes en diferentes estatuas antiguas de varias partes del mundo.

Paralelismos evidentes en diferentes estatuas antiguas de varias partes del mundo.

En el caso que nos ocupa, los cultos a la fertilidad, la muerte y la vida después de ésta, surgieron en tierras remotas aproximadamente en el mismo periodo. Pero, ¿cómo es esto posible? ¿Qué llevó a los antiguos a construir estatuas similares a pesar de, supuestamente, no conocerse o cruzarse entre sí? ¿Qué relación se puede establecer entre Anatolia (Asia Menor, Turquía) y la Isla de Pascua localizada en mero Océano Pacífico?

A pesar de no ser una característica que se destaca, las posiciones de los brazos y manos existen en los torsos de las estatuas de la Isla de Pascua. Los moais alcanzan una altura de 4.5 metros, al igual que las figuras antropomorfas de Göbekli Tepe. En 2010, los arqueólogos excavaron bajo uno de los moais, revelando extremidades reposando sobre el torso en la mencionada posición del «nacimiento» o «renacimiento».

Estatuas en un monumento sepulcral del culto indígena de San Agustín en Colombia.

Estatuas en un monumento sepulcral del culto indígena de San Agustín en Colombia.

Otra cuestión intrigante es el gran tamaño de las estatuas en comparación con un humano promedio. Es posible que en el pasado nuestra especie se haya sentido inferior ante la naturaleza y el universo, por lo que la megalomanía de sus obras compensaba tal complejo. Otra alternativa es que, debido a grandes cataclismos naturales, los hombres de antaño creyeran que debían erigir grandes estatuas con el objetivo de ser notados por los dioses y, a la vez, rendirles tributo de esta forma con la esperanza de obtener algo de misericordia.

Y es esta última alternativa la que mejor podría explicar el culto al «renacimiento». Como ya mencionamos al principio, Göbekli Tepe fue erigido hace aproximadamente 11.500 años, fecha que, oh casualidad, coincide con el colapso drástico del último periodo glacial. Análisis científicos sobre esa época, en particular los del historiador de la ciencia D.S. Allan, y J. B. Delair, geólogo y antropólogo de Oxford, describen un desastre cósmico hace 11.500 años; de tal magnitud que reorganizó el sistema solar entero y, desde luego, a la Tierra misma. La teoría sugiere que el trauma resultante afectó y cambió la conciencia humana, y la gente antigua se vio obligada a adquirir nuevas habilidades. Aquellos sobrevivientes del cataclismo climático que elevó los niveles del mar durante los siglos subsecuentes, quedaron multi-traumatizados y desarrollaron una suerte de «catastrofobia».

Monolito Ponce, Tiahuanaco, Bolivia.

Monolito Ponce, Tiahuanaco, Bolivia.

¿Pudieron entonces estas estatuas ser un tributo a la voluntad e instinto de la especie humana por sobrevivir? ¿Fueron acaso civilizaciones madres desaparecidas las que difundieron el conocimiento necesario para tal supervivencia? Después de todo, según la historia (abierta) que contradice los exegetas más ortodoxos, otros monumentos «imposibles» habrían sido construidos hacia la misma época que Göbekli Tepe, con el claro objetivo de dejar un registro inmemorial en piedra de lo que sucedió en aquellos tiempos.

Publicado el 10 de junio de 2015 8 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 8 comentarios
Comentarios
jun 10, 2015
9:47
#1 carolina garcia:

El origen del pensamiento y si transmision es el misterio mas grande de la humanidad. De donde nace? Solo depende de la aparicion del cerebro. O se comprueba que los animales tienen un alma colectiva? O tambien en la etapa que se describe tambien el ser humano estaba en esa etapa evolutiva todavia animal?se tiene que descubrir cuando el hombre empieza a hablar para continuar con las siguientes etapas de evolucion.

Reply to this commentResponder

jun 10, 2015
15:53
#2 gastonadonay:

Cada vez nos acercamos más al verdadero origen del ser humano, la clave está en la arqueología, en arqueólogos de mente abierta y lógica, además de las investigaciones in situ, que echarán de raíz a la teoría de la evolución de Darwin. La lógica no está en ir por el espacio investigando que es lo que hay, sino lo que ha habido aquí en la Tierra, comprendiendo que realmente en este planeta han habido varias humanidades con importantísimos conocimientos que lamentablemente se han perdido a través del tiempo. Estos conocimientos tienen grandes efectos de cómo una civilización se organiza adecuadamente para trascender junto con la Creación, de manera que ésta no se pierda en inútiles avances materiales desequilibrando a la especie.
Investigadores como Zecharia Sitchin, Michael Cremo y tantos otros que no han sido escuchados debidamente, nos cuentan según hallazgos arqueológicos de que la presencia del ser humano es de ciento de millones de años atrás y quizás por estos mismos hallazgos (escrituras cuneiformes, herramientas, monumentos, construcciones, etcétera), es probable que el ser humano no sea de origen de este planeta, además de haber convivido con seres con avances tecnológicos sorprendentes, que les enseñaron astronomía y a entender la Creación.

Saludos

Reply to this commentResponder

jun 10, 2015
17:10
#3 rben lan:

tal vez sera bueno incluir al cha mool tolteca, aun cuando la postura es distinta

Reply to this commentResponder

jun 10, 2015
21:48
#4 MARCO:

@carolina garcia: Hay mucho por descubrir. A tal punto que nuestro futuro puede ser nuestro pasado, quiza es loca la idea de tener en cuenta que si terminamos siendo super humanos, donde ya no necesitemos un cuerpo fisico, no necesitar justamente de un cerebro como bien decis (aunque no hay prueba de que los animales carezcan de transmision de sentimientos y pensamientos) ejmeplo en animales, vegetales y hasta insectos.

Pero si te digo que uno de los componentes mas comunes en el uniceverso es el silicio que pensas? (carbono no?) ( matrix?) (seres artificiales) , que raro no. Por cierto sie el universo fuera una simulacion o un holograma o ambos, abalaria que eso fuera mas normal (SILICIO) como elemento comun en todo el universo, y mas durarero que el carbono.

En fin, como dato adicional. El supuesto video de mona lisa, casualmente tiene circuitos integrados en su cuerpo, segun la fuente del que publico el video hace unos años. Con que fin harian un video falso de esa magnitud? Bueno, yo mucho no creo en las casualidades, pero de a poco voy atando cabos sueltos, en mi vida de investigar, leer. Pero son solo cabos, de un dia a otro te dicen que es mentira que el sol existe, y lo tenes que creer, lo veas o no.

Saludos!

Reply to this commentResponder

jun 10, 2015
21:54
#5 MARCO:

y perdon por el “uniceverso” se ve que inconciente queria cerveza o algo similar .. saludos!

Reply to this commentResponder

jun 11, 2015
2:37
#6 Sandro:

As perguntas colocadas no artigo são boas e poderiam até dar uma boa para o difusionismo cultural no entanto não é bem assim que funciona.Muitas sociedades antigas faziam esculturas com as mãos sobre o ventre mesmo,como as de Gobekli Tepe,Ilha de Páscoa e diversas outras mas isso tem a ver com mãe terra e a fertilidade.A mulher grávida dá a luz a um filho e a mão na barriga indica esse ato simbólico que os antigos conseguiram interpretar.Não importa se estavam em Gobekli Tepe ou na Ilha de Páscoa pois a gravidez,a fertilidade e o nascimento eram atos simbólicos muito fortes e deviam ser agradecidos e reverenciados em cultos.Vejam a Venus de Willendorf onde uma estátua de mulher gorda representa a fertilidade da mãe natureza,é um simbolismo utilizado antes dos cultos monoteístas e politeístas onde uma figura de Deus substitui esse simbolismo.

Reply to this commentResponder

mar 5, 2016
23:10
#7 Ademir Panela:

Eu gosto mais daqueles com a bolsinha.
A

Reply to this commentResponder

nov 14, 2016
7:55
#8 MLB:

se sae que una de las primeras diosas, dibujadas aun en pinturas rupestres, es Gaia, simbolizada por un cuerpo de mujer semi recortado, objetos pequeños usados como adornos personales fueron encontrados con esa forma, en la antiguedad, se ha comprobado que la mujer comandaba y era sagrada en las tribus en todo el mundo, ya que ella traia la vida y la continuidad de las especies, en ese tiempo EL HOMBRE NO TENIA CONCIENCIA DE SU PARTICIPACION EN LOS NACIMIENTOS, por lo tanto la mujer era unica y su imagen matriarcal era venerada

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario