La detección del hidrógeno que se derrama de fuentes volcánicas en planetas a través del universo podría ampliar considerablemente las posibilidades de localizar la vida más allá de la Tierra, dicen astrónomos de Cornell en un estudio recientemente publicado en Astrophysical Journal Letters.

Concepto de un planeta en la zona habitable del hidrógeno volcánico. Imagen: W. Henning / NASA Goddard.

Concepto de un planeta en la zona habitable del hidrógeno volcánico. Imagen: W. Henning / NASA Goddard.

Los planetas situados a grandes distancias de las estrellas se congelan. «En planetas congelados, cualquier vida potencial sería enterrada bajo capas de hielo, lo que la haría muy difícil de detectar con telescopios», dijo el autor principal Ramses Ramírez, investigador asociado en el Instituto Carl Sagan de la Universidad de Cornell. «Pero si la superficie está lo suficientemente caliente —gracias al hidrógeno volcánico y el calentamiento atmosférico— podría tener vida en la superficie, generando una serie de firmas detectables».

Combinando el efecto invernadero del hidrógeno, el agua y el dióxido de carbono en planetas a través del cosmos, las estrellas distantes podrían ampliar sus zonas habitables entre un 30 y un 60 por ciento, según esta nueva investigación. «Donde pensábamos que sólo encontraríamos heladas tierras baldías, los planetas pueden ser agradables y cálidos, siempre y cuando los volcanes estén a la vista», dijo Lisa Kaltenegger, profesora de astronomía y directora del Instituto Carl Sagan.

La idea de que el hidrógeno puede calentar un planeta no es nueva, pero un planeta semejante a la Tierra no puede retener su hidrógeno por más de unos pocos millones de años. Los volcanes cambian el concepto. «Tienes un buen efecto de calentamiento con el hidrógeno volcánico, que es sostenible mientras los volcanes sean lo suficientemente intensos», dijo Ramírez, quien sugirió la posibilidad de que estos planetas puedan mantener una vida detectable en su superficie.

Si los hallazgos del estudio son correctos, eso quiere decir que TRAPPIST-1h (el planeta más lejano de los descubiertos recientemente en esta estrella, que actualmente es considerado un exoplaneta helado), podría ser capaz de albergar océanos.

Si los hallazgos del estudio son correctos, eso quiere decir que TRAPPIST-1h (el planeta más lejano de los descubiertos recientemente en esta estrella, que actualmente es considerado un exoplaneta helado), podría ser capaz de albergar océanos.

Un gas muy ligero, el hidrógeno también desarrolla atmósferas planetarias, lo que probablemente ayudará a los científicos a detectar signos de vida. «Añadir hidrógeno al aire de un exoplaneta es algo bueno si usted es un astrónomo que intenta observar la vida potencial desde un telescopio o una misión espacial, aumenta la señal, facilitando la detección de la composición de la atmósfera en comparación con planetas sin hidrógeno», explicó Ramírez.

En nuestro sistema solar, la zona habitable se extiende hasta 1,67 veces la distancia Tierra-Sol, justo más allá de la órbita de Marte. Con el hidrógeno de origen volcánico en los planetas, esto podría extender el alcance de la zona habitable del sistema solar a 2,4 veces la distancia Tierra-Sol, alrededor de donde el cinturón de asteroides se encuentra entre Marte y Júpiter. Esta investigación coloca una gran cantidad de planetas que los científicos anteriormente pensaban que eran demasiado fríos como susceptibles de sustentar la vida.

«Acabamos de aumentar la anchura de la zona habitable en aproximadamente la mitad, añadiendo muchos más planetas a nuestra lista de búsqueda aquí», concluyen los científicos.

Publicado el 2 de marzo de 2017 Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario