En un artículo publicado hace varios años en el Journal of the British Interplanetary Society (JBIS), cuatro científicos desafían la presunción académica dominante que dice que si hay civilizaciones extraterrestres allí afuera, están muy lejos y/o son incapaces de desplazarse por las amplias distancias siderales. En su lugar, argumentan que existe evidencia suficiente para concluir que hemos sido visitados por seres de otros mundos que, de acuerdo a lo investigado en la amplia causística del fenómeno, tienen una actitud neutral-benevolente hacia civilizaciones en desarrollo como la nuestra y no representan una amenaza o peligro como algunos astrofísicos célebres han declarado en tiempos más recientes.

aliens-jbis

Los autores del trabajo intitulado «Inflation-Theory Implications for Extraterrestrial Visitation» son: James W. Deardorff, Hal Puthoff, Bruce Maccabee, y Bernard Haisch. En esta ocasión nos limitaremos a reproducir y resumir la sección del mismo que habla sobre la estrategia de contacto que tendrían los extraterrestres para con nuestra especie. Al final, y para ampliar lo aquí leído, podrán descargar el artículo completo en formato PDF (en idioma original y traducido al español).

Los extraterrestres que nos visitan controlan el nivel de contacto con civilizaciones primitivas y no viceversa

Si uno acepta que al menos algunos de los avistamientos inexplicados [de ovnis] son manifestaciones de una inteligencia extraterrestre, entonces se puede llegar a deducir que en las décadas pasadas buena parte del comportamiento manifestado por los visitantes puede ser visto como algo racional.

El tema del comportamiento extraterrestre ha recibido considerable discusión en conexión con el SETI en las pasadas tres décadas. Este proyecto de búsqueda de señales de otras civilizaciones en el universo ha procedido con la suposición de que la Paradoja de Fermi (la aparente contradicción que hay entre las estimaciones que afirman que hay una alta probabilidad de que existan otras civilizaciones inteligentes en el universo observable, y la ausencia de evidencia de dichas civilizaciones) ha de ser resuelta a través de una búsqueda avanzada y continua de señales electromagnéticas en los cielos, indicativas de comunicaciones extraterrestres. Se han propuesto muchas razones para la falta de éxito hasta la fecha.

«Una interferencia ET con nuestra sociedad traería un prematuro final a nuestro desarrollo continuo si el contacto ocurriera antes de que nuestro conocimiento alcanzara un punto en que pudiéramos entender dónde se pudieron originar los extraterrestres y cuán avanzados por sobre nosotros podrían estar». Imagen: Película 'The Arrival', 2016.

«Una interferencia ET con nuestra sociedad traería un prematuro final a nuestro desarrollo continuo si el contacto ocurriera antes de que nuestro conocimiento alcanzara un punto en que pudiéramos entender dónde se pudieron originar los extraterrestres y cuán avanzados por sobre nosotros podrían estar». Imagen: Película ‘The Arrival’, 2016.

Desde 1970, los partidarios de la presencia oculta de extraterrestres en nuestra vecindad también han ido mejorando sus hipótesis y escenarios. Ellos rechazan por improbable la suposición de que los extraterrestres del lejano espacio estén dominados por los más malignos y agresivos de su especie —una suposición cuyas consecuencias serían que nosotros no estaríamos existiendo como una civilización con un desarrollo libre dentro de una galaxia completamente desarrollada y/o explorada—. En vez de ello, los optimistas del contacto presumen que muchos grupos ET son al menos tan éticos como lo somos nosotros, aun cuando prefieren atender su propia seguridad.

La motivación para el viaje al espacio por parte de los ET podría ser incrementar su conocimiento a través de la exploración, en vez de colonizar y buscar la dominación. De esta manera, se han propuesto hipótesis para explicar por qué los extraterrestres, a pesar de estar al tanto de nuestra existencia, aún no nos habrían contactado abiertamente. Entre estas hipótesis figuran la hipótesis del zoológico, la de la guardería, y la de la cuarentena o del embargo. Muchas de ellas postulan que los alienígenas involucrados han explorado frecuentemente la Tierra en forma semi-encubierta y han descubierto que nosotros o bien no somos lo suficientemente maduros para un contacto abierto, o que no estamos preparados, dado que cualquier contacto abrupto y abierto podría causar un caos social y derrumbes de gobiernos. También ha sido postulado que la interferencia ET con nuestra sociedad traería un prematuro final a nuestro desarrollo continuo si el contacto ocurriera antes de que nuestro conocimiento alcanzara un punto en que pudiéramos entender dónde se pudieron originar los extraterrestres y cuán avanzados por sobre nosotros podrían estar.

Diferentes tipos de humanoides reportados en encuentros cercanos del 3er y 4to tipo sucedidos en las últimas décadas.

Diferentes tipos de humanoides reportados en encuentros cercanos del 3er y 4to tipo sucedidos en las últimas décadas.

Sin embargo, una seria inconsistencia de este razonamiento es que el mantenimiento de un encubrimiento total de los ET en la Tierra y en el sistema solar llevaría de todas formas a un caos cuando el embargo o encubrimiento fuera levantado, a menos que los ET llevarán a cabo una apertura gradual —un embargo con fugas—. A pesar de que la hipótesis del zoológico o del embargo pueden ser inverificables, la hipótesis del embargo con fugas puede ser verificable si se toma en consideración la evidencia ovni. Mucha de esta evidencia parece constituir justamente una especie de fuga en el embargo: Un programa educacional retoño, en la forma del fenómeno, el cual ha estado en operación desde 1947, si no es que antes.

Muchos avistamientos han sido de naturaleza destinada a atraer la atención al aparato volador y dejar a grupos aislados de testigos saber que sus ocupantes están pendientes de nosotros. Una categoría clave de tales casos involucra reportes donde personas dentro de un vehículo en movimiento son testigos de un objeto que les marca el paso, incluso a pesar de que sus automóviles o aviones hacen giros que descartan el avistamiento de un objeto astronómico o cualquier otro objeto ordinario como una explicación. De manera similar, en un número de casos de aviones, el objeto desconocido, el cual ha estado marcando el paso del avión o bien se ha presentado ante él, ha sido detectado por radar y visualmente. La extraordinaria aparición de los objetos, maniobrabilidad y frecuentemente coincidente interferencia con el sistema eléctrico del vehículo, adicionalmente descartan las explicaciones mundanas

Nueva Zelanda, 1978.

Un avistamiento ovni ocurrido en 1978 en Nueva Zelanda, incluyó la grabación en filme y cinta, además de detecciones a ojo desnudo y por radar. A esto se suman los reportes de 8 testigos involucrados. El análisis de la información indica que lo detectado por el radar eran objetos desconocidos que emitían luz brillante y se movían en respuesta a los movimientos del avión que llevaba a los testigos. Los avistamientos han desafiado todas las explicaciones mundanas.

A pesar de que existen avistamientos individuales, localizados y usualmente breves que pueden haber dado suficiente evidencia como para ser convincentes a los observadores y a los analistas de avistamientos, el hecho es que desde los famosos avistamientos reportados de 1947, ningún evento ha persistido en un lugar prominente la suficiente cantidad de horas, o demostrado sus habilidades a suficientes testigos a la vez, como para que los medios de prensa se congreguen y lo publiciten al mundo. Tampoco han dejado la suficiente evidencia para ser convincentes para muchos científicos. Sospechamos que este cuidadoso comportamiento no puede ser accidental.

Para ponerlo de otra forma, desde el punto de vista de los investigadores estudiando tal fenómeno, los casos individuales de encuentros cercanos y otros avistamientos pueden ser muy intrusivos y abiertos. Sin embargo, desde el punto de vista de la comunidad científica y la sociedad como un todo, este no es el caso, esto por la relativa escasez en el tiempo y el espacio de avistamientos convincentes y por el limitado número de testigos en muchas instancias. La deducción es que, al no proveer suficiente evidencia para hacer su realidad totalmente obvia para los científicos y la sociedad en general, los ET están siguiendo una estrategia para impedir infligir un shock catastrófico a la sociedad como un todo, mientras que nos preparan para un eventual contacto abierto. Esto podría decir algo de su nivel de ética.

«Los casos individuales de encuentros cercanos y otros avistamientos pueden ser muy intrusivos y abiertos. Sin embargo, desde el punto de vista de la comunidad científica y la sociedad como un todo, este no es el caso».

«Los casos individuales de encuentros cercanos y otros avistamientos pueden ser muy intrusivos y abiertos. Sin embargo, desde el punto de vista de la comunidad científica y la sociedad como un todo, este no es el caso».

El proponer un cierto nivel de ética no es nuevo; fue sugerido en 1981 que los ET avanzados podrían regirse por un código galáctico que les exigiría tratar a las civilizaciones emergentes con delicadeza. Tal norma de comportamiento es consistente con la realidad del fenómeno ovni, y con el hecho de que ni en los pasados 70 años, ni en el pasado milenio, hayamos sido colonizados, conquistados o exterminados, ni que la sociedad haya sido traumatizada por algunos ET o por sus supuestas sondas robóticas. Es también consistente con el fracaso de los paneles investigativos que buscan mostrar que los ovnis son una amenaza directa para la seguridad nacional. Por otro lado, parece muy evidente que los ETs no han intervenido en problemas en el mundo en ninguna forma benevolente que hubiera prevenido guerras, hambrunas o enfermedades. De hecho, existen varios casos en donde los testigos, cuando han estado muy cerca de un ovni, fueron heridos o dañados. Hay otros casos, sin embargo, en que un testigo fue sanado de alguna herida o condición médica. Todo esto sugiere que las interacciones ET con los humanos están basadas en un nivel ético neutral-benevolente.

     Implicancias de la teoría inflacionaria en las visitas extraterrestres (259,1 KiB, 1.502 hits)
    Descripción de archivo: Artículo con un enfoque estrictamente científico en donde se exponen las razones por las cuales se deben considerar muy seriamente las visitas extraterrestres a nuestro planeta. Se demuestra lo plausible de los viajes interestelares por parte de otras civilizaciones más avanzadas del cosmos, como así también los hechos y evidencias por los cuales se puede deducir un hipotético comportamiento de las mismas ante nuestra especie.

Publicado el 2 de diciembre de 2016 3 comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 3 comentarios
Comentarios
dic 5, 2016
8:27
#1 DissaorX:

Excelente articulo! Una lastima que deba esperar hasta Enero para ver “Arribal”…

Reply to this commentResponder

dic 6, 2016
19:26
#2 Facundo Martin Salgado:

yo creo que existen muchas probabilidades que los supuestos extraterrestres que nos visitan seamos nosotros mismos en el futuro.. viajar en el tiempo se ha logrado algo muy real ya que todos los cientificos concuerdan que es posible el viaje en el tiempo.. aunque todavia no sea realidad por falta de tegnologia en un futuro no muy lejano ya podria ser una realidad.. asique como te dije es muy probable que seamos nosotros mismos visitandonos en nuestro pasado que para nosotros es el presente

Reply to this commentResponder

ene 5, 2017
10:06
#3 Jorge alcota:

Muy interesante

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario