Una inédita fotografía se difundió a través de todo el Mundo, en donde se muestra la denominada «partícula del dragón». Un descubrimiento realizado por el profesor Milton Wainright y su equipo de la Universidad de Sheffield y el Centro de Astrobiología de la Universidad de Buckingham.

particula-dragon-et

Esta pequeña partícula que no mide más de 10 micrómetros de longitud (0.001 milímetros) y se trataría de una «entidad biológica» compuesta por carbono y oxígeno, elementos básicos para la vida, que fue encontrada en los límites de la estratósfera de la Tierra.

Y aquí viene lo interesante: el equipo de científicos está convencido que no hay manera que esta partícula haya terminado en el espacio desde nuestro planeta y que se debió haber originado en alguna parte del resto del Universo.

El método del profesor Wainright fue enviar globos a la estratósfera, 27 kilómetros sobre la atmósfera terrestre, para recolectar partículas espaciales.

Dentro de sus conclusiones, Wainright dice que este descubrimiento no sólo prueba que existen formas de vida fuera de la Tierra, sino que también estos organismos extraterrestres están constantemente «lloviendo» sobre nuestro planeta.

«La foto muestra una estructura coloquialmente llamada “la partícula del dragón”, que en el análisis científico muestra que está hecha de carbono y oxígeno y no hay manera que fuese una pieza cósmica o volcánica de otro tipo», señaló el profesor Wainright, quien sin embargo aún duda si se trata de un organismo singular o forma parte de otro más grande.

«Estos hallazgos podría alterar para siempre nuestra percepción de la vida y la evolución en la Tierra. Será necesario reescribir nuestros libros de biología», enfatizó.

Publicado el 4 de octubre de 2014 1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
ago 1, 2016
14:31

Dejen de hacerse los bobos. En 1866 el científico francés Antoine Béchamp presentaba ante la comunidad científica de París sus estudios sobre una unidad de vida, primogénita, de 11 millones de años, límite del mundo orgánico e inorgánico. Luego se demostró la evolución de esta unidad de vida, conforme se modifica el medio. Siempre los descubrimientos, aún los más serios, tratan de pasar como novedosos y rebautizan estas unidades que Béchamp las llamó microzimas.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario