Un nuevo estudio revela que las ‘carnes momificadas’ encontradas en las tumbas egipcias como sustento para la otra vida, eran tratadas con elaborados bálsamos para su preservación.

Mmm... costillas. Este costillar de carne de res fue encontrado en la tumba la noble egipcia Tjuiu y su cortesana Yuya, datado entre el 1386 a.C. y el 1349 a.C.

Mmm… costillas. Este costillar de carne de res fue encontrado en la tumba de los nobles egipcios Tuyu y Yuya, y datado entre el 1386 a.C. y el 1349 a.C.

Cortes de carne momificados son un hallazgo común en los antiguos sepulcros egipcios. Llegando a datarse hasta restos del 3.300 a.C., esta tradición se extendió hasta los últimos periodos de momificación del siglo 4 d.C. Por ejemplo, el famoso rey Tutankamón fue al lugar de su último descanso acompañado por 48 envases con carne de res y aves de granja.

El tema de las carnes momificadas aún era una materia pendiente de estudio… hasta ahora. El biogeoquímico Richard Evershed de la Universidad de Bristol y sus colegas tuvieron curiosidad acerca de cómo eran preparados estos cortes para su destino de ultratumba, como así también si los métodos utilizados diferían mucho de aquellos para la momificación de personas o mascotas.

El equipo analizó cuatro muestras de carne momificada archivadas en el Museo del Cairo y el Británico. El puesto de la muestra más vieja se lo llevó un costillar de res encontrado en la tumba de Tuyu, una noble egipcia, y su cortesano Yuya. Este pedazo de carne ha sido datado entre el 1386 a.C y el 1349 a.C.

La segunda muestra fue datada entre el 1064 a.C. y el 948 a.C., y consistía en carne de ternero encontrada en la tumba de Isetemkheb D, hermana y esposa de un alto sacerdote de Tebas. Las dos muestras finales eran de la tumba tebana de una sacerdotisa, Henutmehyt, quien murió alrededor del 1290 a.C. Uno de los alimentos para el otro mundo hallados en la tumba de Henutmehyt era pato, y el otro probablemente chivo.

Los investigadores llevaron a cabo un análisis químico de los vendajes y la carne misma de las cuatro muestras. Los resultados arrojaron la presencia de grasa animal cubriendo los vendajes sin entrar en contacto con la carne, lo que indicaría que fueron untados allí como conservante.

El perfil químico más intrigante apareció en el bife momificado. El vendaje alrededor de la carne de res momificada contenía restos de un elaborado bálsamo hecho de grasa o aceite y resina de árbol de Pistacia, una pequeña planta del desierto.

“Esta resina era un ítem de lujo en el antiguo Egipto”, reportó esta semana Evershed a la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Se utilizaba como incienso y como barniz en ataúdes de alta calidad; pero, como resina, no formó parte de la momificación humana hasta al menos 600 años luego de las muertes de Tuyu y Yuya.

“No obstante, tiene sentido el encontrarse con esta sofisticada sustancia de embalsamamiento en un corte de res”, escribe el equipo de científicos. “Yuya y Tuyu eran una pareja de mucho poder y los padres de la esposa del faraón Amenhotep III. Siendo los padres de la reina, seguramente la realeza no escatimó en gastos a la hora del entierro”.

Publicado el 20 de noviembre de 2013 Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario