Investigadores del Instituto Max Planck de Astrofísica y Física Extraterrestre participaron en la elaboración del mayor mapa tridimensional del universo, con 1.2 millones de galaxias contenidas en 650 mil millones de años luz cúbicos, indicaron ayer fuentes de esa institución.

Parte del cartografiado que han elaborado los investigadores.

Los científicos descubrieron una conexión dramática entre las huellas vistas en el fondo cósmico de microondas 400.000 años luego del Big Bang y las agrupaciones de galaxias millones de años después. IMAGEN: Parte del cartografiado que han elaborado los investigadores.

En el trabajo contribuyeron un centenar de científicos del equipo Sloan Digital Sky Survey III (SDSS-III), integrado por miembros del mencionado Instituto, con sede en Parching (sur de Alemania).

El objetivo del mapa es facilitar la investigación de la llamada «energía oscura» y en ese cometido se han invertido diez años de trabajo, en que se han medido los 1.2 millones de galaxias, «con el objetivo de acotar la estructura del universo», explicó, a través de un comunicado, Jeremy Tinker, de la Universidad de Nueva York.

«El mapa resultante da una panorámica de las permanentes oscilaciones entre esa desconocida materia oscura y la asimismo enigmática energía oscura», prosigue el científico, uno de los responsables del equipo investigador.

Con ello se posibilita a los astrónomos medir el radio de expansión del universo, al poderse determinar el tamaño de la llamada Oscilación Baryónica Acústica (BAO) y la distribución dimensional de las galaxias.

Sección del mapa tridimensional. El rectángulo a la derecha muestra un área del firmamento conteniendo 120.000 galaxias, un 10 % del sondeo total. A la vez, cada punto de este  fragmento se transforma en una imagen tridimensional que extiende la vista 7.000 millones de años en el pasado del universo.

Sección del mapa tridimensional. El rectángulo a la derecha muestra un área del firmamento conteniendo 120.000 galaxias, un 10 % del sondeo total. A la vez, cada punto de este fragmento se transforma en una imagen tridimensional que extiende la vista 7.000 millones de años en el pasado del universo.

«Si se logra medir la escala acústica a lo largo de la historia cósmica se puede obtener la escala con la que determinar el radio de expansión del espacio», apuntó por su parte Ariel Sánchez, del Instituto de Física Extraterrestre del Max Planck.

En el comunicado se advierte, sin embargo, que para lograr una medición exacta hay que analizar con gran precisión los datos y tener en cuenta aspectos como la distancia de esas galaxias, lo que supone un gran desafío para los científicos. Cuando más alejada esta una galaxia, más volátil se presenta para su observación.

Los grupos de trabajo participantes en el proyecto utilizaron distintas metodologías y modelos, con el objetivo de lograr un análisis lo más preciso posible. Su conclusión principal, a la luz de los datos recabados, es que la constancia de la expansión acelerada del universo subyace en un fenómeno a escalas cósmicas mucho mayores —como la energía oscura— en lugar de una degradación de la teoría gravitacional.

Publicado el 15 de julio de 2016 Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario