Un estudio cuidadoso de la vasta cantidad de evidencias relevantes claramente lleva a la conclusión de que algunos objetos voladores no identificados son vehículos inteligentemente controlados cuyo origen esta fuera de nuestro sistema solar. Todos los argumentos en contra del origen extraterrestre parecen estar basados en falsos razonamientos, tergiversación de la evidencia, negación de la información relevante, o suposiciones pseudo-sofisticadas acerca de la apariencia de los extraterrestres, de su motivación o del secretismo gubernamental.

ufo_aliens

Introducción

El paso más importante en la determinación del origen de los platillos voladores es hacer la pregunta apropiada. Esa pregunta no es: “¿Cómo pueden llegar aquí?” ni “¿De dónde provienen?” ni tampoco “¿Son todos los OVNIs naves extraterrestres?”. La pregunta apropiada es “¿Son algunos OVNIs naves extraterrestres?”. Para responder esta pregunta se requiere revisar tanto la evidencia que indica que algunos platillos voladores son de origen extraterrestre como también los argumentos que surgen de la objeción. Mientras que todos los platillos voladores son, por definición, OVNIs, muy pocos OVNIs son platillos voladores. De esta manera, la definición de Platillo Volador es “un objeto volador en el cielo o en el suelo cuya apariencia indica que fue manufacturado y cuyo comportamiento, en conjunto con su apariencia, apunta claramente a un origen no terrestre”. Es muy importante reconocer que determinar que algunos platillos son de origen extraterrestre es mucho más simple que determinar el modo de propulsión, la base de origen, o el propósito de la visita de cada platillo. No es fácil obtener una respuesta para estas y otras preguntas importantes. Sin embargo, estas preguntas no necesitan ser respondidas para establecer el origen extraterrestre de algunos platillos voladores.

También debe reconocerse que puede haber una amplia variedad de puntos de origen, tipos de extraterrestres humanoides, motivaciones de los extraterrestres y modelos de vehículos de la misma forma en que hay una amplia variedad de vehículos, personas y motivaciones para viajar en el Aeropuerto de O’Hare. Además, nuestra incapacidad actual para duplicar el comportamiento de vuelo de los OVNIs en la atmósfera, o nuestra incapacidad para comprar boletos para un paseo rápido interestelar no nos dice nada acerca de si una civilización más avanzada haya logrado hace bastante tiempo estas hazañas difíciles-para-nosotros. También es extremadamente importante reconocer que un vehículo en particular y sus tripulantes bien pueden tener su origen en otro sistema solar pero sin que exista la necesidad de haber volado desde o venir de ese sistema solar en el vehículo observado. Nuestras propias fuerzas navales han usado por muchos años inmensos portaviones para llevar docenas de aviones mucho más pequeños a un área local en la cual el avión realiza pequeños y frecuentes viajes cortos. El hecho de que los residentes del área sobre la cual el avión vuela, raramente vean el portaviones, no significa que éste no esté cerca. De la misma forma en que el hecho de que el avión sea incapaz de volver por sí mismo a su nación de origen tampoco significa que no pueda volver montado a caballito (llevado por el portaaviones).

Evidencia

La principal evidencia OVNI consiste en los reportes de avistamientos, encuentros cercanos múltiples, imágenes y videos, rastreos por radar, avistamientos simultáneos visuales y por radar, rastros de alteraciones físicas (alteración del suelo, plantas y árboles) producidas por OVNIs, abducciones de seres humanos por parte de extraterrestres, y muy probablemente (en lugares escondidos) OVNIs estrellados y cadáveres de extraterrestres preservados. La recolección de datos a lo ancho y largo de todo el mundo indica que experiencias similares ocurren y son reportadas en forma independiente en todo el planeta. La calidad y cantidad de los reportes es mucho mayor de lo que alguna gente –especialmente los escépticos de mente abierta, científicos y periodistas– es consciente.

La principal dificultad es que hay demasiada información, NO muy poca, que está muy dispersa y desordenada y que no está fácilmente disponible en librerías o bibliotecas. La buena evidencia está mezclada con un número mucho mayor de evidencias de reportes de baja calidad consistentes en luces en el cielo y también de un número pequeño de reportes fraudulentos o presentados por chiflados. El hecho de que existan algunos pocos casos fraudulentos o de chiflados no debería sorprender considerando el hecho de que la policía de cualquier lugar está constantemente recibiendo una multitud de pedidos o denuncias inútiles, dentro de las cuales solo unas pocas son verdaderamente importantes y meritorias. También, como podrá testificar cualquier dibujante policiaco, la mayoría de la gente es mejor reconociendo personas y cosas que describiéndolas

Es un hecho que la mayoría de los avistamientos no son muy emocionantes y que pueden ser explicados de manera relativamente convencional. Sin embargo, no se puede afirmar que este hecho tenga mucha relevancia en la búsqueda de la verdad sobre los OVNIs. Ciertamente es un hecho que la mayoría de los compuestos químicos no curan las enfermedades, que la mayoría de la gente no tiene más de 2 metros de altura, que la mayoría de los isótopos no son fisionables, que la mayoría de la gente no puede correr una milla en menos de cuatro minutos, que la mayoría de la gente no comete asesinato, y que la mayoría de los metales no son oro. Todas estas realidades de ninguna manera cambian el hecho de que algunos compuestos químicos efectivamente curan las enfermedades, de que alguna gente efectivamente mide más de 2 metros, de que algunos isótopos efectivamente son fisionables, de que alguna gente si es capaz de correr una milla en menos de 4 minutos, de que alguna gente realmente comete asesinato y de que algunos metales son ciertamente oro.

Es sencillamente irracional e ilógico suponer que dado que la mayoría de los avistamientos terminan explicándose como fenómenos convencionales observados en condiciones no convencionales, entonces todos los avistamientos deben tener una explicación convencional.

Sería más apropiado preguntar “¿Es la mayoría de la gente mala para observar?” La respuesta es NO, porque la única razón de que la mayoría de los avistamientos puedan ser explicados es que usualmente la descripción es bastante precisa. El problema es con la interpretación del testigo. Al escéptico le gusta jugar a ambos lados de la calle. Él sabe que un OVNI en particular era Venus porque la dirección, tiempo, ángulo sobre el horizonte y brillo descritos por el testigo coinciden con Venus (allí el escéptico dice que la descripción es precisa). Pero cuando un testigo reporta un disco de apariencia metálica provisto de un domo y que tal disco estaba quieto y luego se movió rápidamente sin producir sonido, entonces el testigo debe estar equivocado y el objeto debe ser un helicóptero (allí el escéptico afirma que la descripción es imprecisa).

La noción de que la mayoría de los avistamientos son observaciones confusas hechas bajo circunstancias pobres por observadores incompetentes durante un tiempo muy breve es irrelevante (incluso si fuera verdad) y además es demostrablemente falsa. Una mirada a la información contenida en el raramente mencionado Reporte Especial 14 del Proyecto Libro Azul (Ref. 1) provee una mejor base para evaluar los datos.

Publicado el 26 de octubre de 2005 Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario